sábado, 24 de enero de 2015

«Yo y mi circunstancia»

Creo oportuno señalar algo acerca de los estudios e informes gubernamentales o de entidades privadas, tanto en Puerto Rico como en otros países, para que se pongan en perspectiva muchos de sus hallazgos. La realidad es que, por limitaciones de personal, recursos y tiempo, un gran número de las investigaciones que se realizan dependen en gran medida de lo que informan las personas sobre sí mismos y sus circunstancias, lo que se conoce en inglés como self-reporting. Por lo tanto, al no haber corroboración o verificación de esa información, se depende de la franqueza u honradez de las personas entrevistadas, una base un tanto dudosa para llegar a conclusiones confiables y, sobre todo, para desarrollar o establecer política pública sobre cuestiones importantes y tomar decisiones al respecto.

Me parece que se debe tener en cuenta esta realidad, cuando se dan a conocer estudios que revelan tal o cual cosa, principalmente, en el campo de las ciencias sociales y el comportamiento humano. Además de la falta de honradez inherente a la condición humana, las personas no siempre son los mejores relatores de su situación, bien sea por falta de capacidad intelectual o suficiente introspección. Hacer diagnósticos o proyeccciones sobre esa base tan frágil muchas veces resulta en programas o proyectos fracasados.

No hay comentarios: