martes, 29 de abril de 2014

Desgobierno

La improvisación que se le ha señalado a este gobierno desde el principio tiene un marcado ejemplo con los vaivenes relacionados con las procuradurías. Luego de la consolidación efectuada en 2011 por el gobierno anterior, hace apenas ocho meses el actual las volvió a crear por ley como entes separados. Los despidos de incumbentes que ello supuso terminaron en el tribunal, con resultados adversos para el gobierno.

Hoy se le anuncia al país que se eliminan dichas procuradurías, y se las integra a agencias de gobierno como meros programas. La pregunta que hay que hacerse es si no era evidente hace ocho meses que la situación presupuestaria del gobierno requería la consolidación y eliminación de entidades gubernamentales. Está claro que el gobierno legisló innecesariamente, propiciando pleitos, constituyendo todo ello un ridículo monumental y una muestra de mal gobierno.

lunes, 28 de abril de 2014

Absurdo administrativo

Se sigue hablando de reformar o reformular el aparato gubernamental puertorriqueño, con miras a que sea sostenible, desde el punto de vista presupuestario. Se examina la conveniencia de consolidar o eliminar agencias, con el fin de reducir el gasto público. Todo eso podría ser importante y necesario, pero hay un asunto medular que, de no atenderse, daría al traste con las buenas intenciones.

El problema es que la Asamblea Legislativa aprueba docenas de leyes todos los años, imponiendo a las agencias tareas nuevas que requieren equipo, personal y otros recursos para llevarlas a cabo. Francamente, tendría que producirse una moratoria en ese tipo de legislación, para no caer en una contradicción manifiesta entre el objetivo de achicar el gobierno y añadirle responsabilidades.

domingo, 27 de abril de 2014

Vestigios de estupidez

Dice Obama que las declaraciones del dueño del equipo de baloncesto Los Angeles Clippers son un ejemplo de los «vestigios de la discriminación». ¡Ja! Como si el racismo en Estados Unidos fuera cosa del pasado, y solo quedaran unas pocas y tenues manifestaciones de ello. Su país es profundamente racista, y lo demuestra todos los días. Que lo haya elegido y reelegido como Presidente no cambia en nada esa realidad.

Esto me recuerda cuando el Patriarca del coloniaje en Puerto Rico, Luis Muñoz Marín, y sus hijos espirituales afirmaban que en nuestro país solo había «vestigios» coloniales...

sábado, 26 de abril de 2014

Mandamás

La controversia acerca de la búsqueda de un nuevo rector -- todo parece indicar que será rectora --  para el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico pone sobre el tapete las actitudes y estilos gerenciales que deben adornar esa figura. Aparentemente, una de las candidatas principales ha demostrado en el pasado cierta hostilidad y menosprecio hacia los empleados no docentes y los trabajadores en general, pretendiendo desconocer los acuerdos de convenios colectivos.

Aunque no puedo opinar sobre este caso particular, la experiencia me dice que hay personas en puestos directivos que resienten los derechos de los trabajadores, a quienes ven como siervos o súbditos, que deben obediencia absoluta a los que mandan. Esas personas, no importan su méritos personales y profesionales, son malos jefes, propiciadores de conflictos laborales y de asuntos de personal a cada paso.

jueves, 24 de abril de 2014

Increíble pero cierto

La Alcaldesa de San Juan ha dado muestras antes de mal criterio en el manejo de la cosa pública; por eso, no me sorprende del todo el desacierto de privatizar parte del Parque Luis Muñoz Marín con unas cláusulas y condiciones francamente leoninas en beneficio del empresario. Uno no sabe si es que ella es incapaz o cínica...o ambas cosas. Resulta difícil entender cómo es que ella cree que esto es un buen negocio. Lamentablemente, la Legislatura Municipal no es más que un sello de goma de Carmen Yulín, y le sigue el juego en esta escandalosa transacción, en vez de proteger el interés público.

Lo bueno es que el proyecto está abocado al fracaso, y no va a durar ni remotamente los 25 años iniciales que están pactados. Y que la actual incumbente, con disparates como éstos, no va a durar más que cuatro años...

miércoles, 23 de abril de 2014

Hombres desechables

La denuncia que se publica hoy sobre las condiciones del Hospital de Veteranos no debe sorprender a nadie que esté atento al acontecer noticioso en época reciente. Se trata de la situación general de la atención médica a los miembros de la Fuerzas Armadas de Estados Unidos, tanto en su aspecto físico como mental. Los americanos usan a la gente como parte de su política guerrerista incesante, y luego de aprovecharse de ella, les da un trato que deja mucho que desear. Esto no lo dicen los adversarios o los enemigos jurados de ese país, sino sus propios soldados y sus familias, que llevan décadas quejándose de este descuido.

Claro, el Departamento de Defensa y el Pentágono tienen mejores cosas que hacer que recomponer estas vidas. Sus prioridades son los yacimientos de petróleo y gas natural y cualquier otro objetivo de la hegemonía de Washington allende los mares...

domingo, 20 de abril de 2014

Un expediente revelador

La información que se publica hoy sobre los casos -- sospechosamente pocos -- de disciplina judicial en la última década es harto elocuente acerca del mal que aqueja a la Judicatura. El resumen de las faltas contrasta marcadamente con la sanción impuesta. A jueces que han hecho barbaridades se les «regaña» o suspende por un corto periodo, o se les permite renunciar. En fin, las sanciones son ridículas, pues no reflejan la gravedad de los actos impropios en que han incurrido los jueces y las juezas.

Ante una larga trayectoria de condescendencia, no es de extrañar que haya un sentido de impunidad cuyas manifestaciones actuales empiezan a ser evidentes, según se investiga con lo que uno supone es verdadero interés de limpiar la casa.

sábado, 19 de abril de 2014

Los menos aptos

Darwin tenía razón: en el mundo animal solamente sobreviven los más aptos. Parte de esa aptitud para sobrevivir consiste en la astucia o inteligencia en el proceder, rehuyendo los peligros para la salud y la vida. En estos días se manifiestan dos conductas que llevan a la muerte trágica pero evitable. Conducir un vehículo de motor o ser pasajero sin usar el cinturón de seguridad es jugarse la vida. Meterse en el mar como bañista o tripulante de una embarcación pequeña en las condiciones climatológicas anunciadas ampliamente es casi una tentativa de suicidio.

El precio de esta temeridad es la muerte. Resulta muy difícil sobrevivir a la estupidez propia.

viernes, 18 de abril de 2014

Sabios consejos al Consejo

Me parece bien que la Mesa Nacional del Consejo Latinoamericano de Iglesias se pronuncie en contra de cualquier abuso infantil -- principalmente, de la pederastia -- por parte del clero. Se presume que no van a estar a favor. Lo que hace falta, sin embargo, no son declaraciones grandilocuentes ni «espacios de restauración» para víctimas y victimarios, sino una actitud vigilante y decidida para evitar que ocurran estas cosas. Como he dicho antes, hay muchos casos en que no hay que ser adivino para saber que tal o cual seminarista católico o protestante presenta signos de aberraciones o inclinaciones ilegales o inmorales. Basta con escucharlos hablar o verlos gesticular. No nos hagamos los tontos. En esos casos, lo que las iglesias tienen que hacer es darlos de baja, antes de que pasen al sacerdocio o al pastorado que les va a permitir actuar como «lobos disfrazados de ovejas».

Incluso, una vez estos ministros del Señor están en funciones, la Iglesia no debe propiciar tanto contacto directo y sin supervisión para «ministrar» entre niños y adolescentes. De hecho, este asunto debe ser objeto de orientación a la feligresía, a fin de que no le confíe ciegamente sus hijos a curas y pastores que muestren un interés inusitado en estar a solas con ellos. Tiene que predicarse que «dejad que los niños vengan a mí» se aplicaba solamente a Jesús. Con los mortales hay que tener mucho cuidado.

jueves, 17 de abril de 2014

Quita y pon

Las llamadas reorganizaciones en el gobierno, como se llevan a cabo en época reciente, no son otra cosa que subterfugios para sacar a los afectos a la administración anterior y colocar los incondicionales de la de turno. Muy poco, si algo, hay de un propósito verdadero de mejorar el funcionamiento gubernamental. Es puro revanchismo político partidista, para el cual nada cuenta el desempeño del incumbente. El resultado es un interminable quita y pon de Comisionados, Directores Ejecutivos y Secretarios, que, independientemente de sus méritos, deja planes, programas y proyectos a medio hacer o desmantelados por la falta de continuidad en su implantación.

Así se perjudica el servicio público, por intereses puramente sectarios y un infantilismo político.

miércoles, 16 de abril de 2014

Cabezas de playa

Hay que aplaudir la aportación de jóvenes estudiantes de arquitectura que han diseñado nuevos malecones para remozar esas áreas de gran interés recreativo y turístico en varios pueblos costeros. Con ello se prueba una vez más que tenemos el talento necesario para atender nuestras necesidades, sin depender de consultores y expertos extranjeros que cobran carísimo por sus servicios y se llevan el dinero fuera de Puerto Rico. Lo que hay que hacer es darle la oportunidad a nuestros jóvenes de trabajar por el país, y la ganancia es completa, para ellos y para el resto de nuestra patria.

El país continúa despertando a la realidad de que debemos depender de nosotros mismos. Ese convencimiento nos llevará inexorablemente a la independencia política.

martes, 15 de abril de 2014

Investigación tardía no es investigación

La admisión de que la Judicatura investigaba ya al juez cuya casa se ha allanado, y que ahora se ordena un procedimiento investigativo «expedito», deja mal parado al Poder Judicial en este caso. La pregunta que debe hacerse es desde cuándo se investiga al juez, y por qué no se ha concluido esa pesquisa que ahora se quiere tramitar de manera expedita. El país conoce desde hace tiempo unos indicios de que algo andaba mal; bastaba leer la prensa para tener «motivos fundados para creerlo».

La investigación de un funcionario judicial debe hacerse oportunamente, es decir, no debe esperarse a que la situación sea un escándalo público o que sea vox populi para llevarla a cabo. También debe hacerse diligentemente, sin dilaciones para dar margen a jubilaciones, muertes o renuncias, y así no tener que admitir verdades inconvenientes, contrarias a la imagen de una judicatura intachable.

Una vez más el país se queda con la impresión de que las autoridades puertorriqueñas van siempre a la zaga de las de Estados Unidos en estas cosas.  Y después se rasgan las vestiduras, cuando los federales les cantan las verdades...

lunes, 14 de abril de 2014

El posibilismo enfermizo

Mientras no reconozcamos el coloniaje como la raíz de la «encerrona» -- como le ha llamado Roberto Ariel Fernández en su atinado análisis -- en la que vive el país, seguiremos dando vueltas a la noria de la impotencia. Ya se advierte el rechazo de algunas de las recientes propuestas ciudadanas para fortalecer la economía. La Secretaria de la Gobernación ha comenzado a hablar de las que sean «viables», es decir, las que nos permitan los americanos porque no afecten sus intereses en la colonia. El Comisionado Residente en Washington, fiel a su asimilismo, ha sido más explícito, al referirse a algunas de esas ideas como «separatistas» porque, según él, lo que conviene es integrarnos más a Estados Unidos, o sea, depender más de los americanos.

En uno y en otro caso, ya se ve la falta de voluntad política para adoptar las recomendaciones que de manera más fundamental cambiarían el cuadro de nuestra economía, la cual se concibe meramente como apéndice de la americana. Entre la actitud colonialista y la asimilista del liderato político del país, todo quedará en, si acaso, una que otra medida cosmética de poco efecto real.

Bien hizo el Partido Independentista Puertorriqueño al no acudir a esas reuniones y limitarse a referir al gobierno a su largo historial de propuestas, pues sabía que del entreguismo y la sumisión endémica al partido de gobierno nada bueno puede esperarse.

domingo, 13 de abril de 2014

Fomentemos la independencia

Por lo que leo, el grupo al cual el Gobernador de Puerto Rico le encomendó proponer una estrategia para activar la economía del país le ha recomendado que reduzca la dependencia de Estados Unidos y que dependamos más de nosotros mismos. Era de esperar. Ha sido un error mayúsculo depender de los americanos de manera tan grande. La colonia quebró, sobre todo cuando las cosas en la metrópoli no están buenas.

Mucho de lo que ahora toda esta gente propone lo ha propuesto el Partido Independentista Puertorriqueño desde hace décadas. El problema es que varias de estas cosas no van a ser posibles porque los americanos no lo permiten, pues son contrarias a sus intereses económicos e incongruentes con su sistema jurídico y político. Por eso es que la independencia es indispensable; para que podamos tomar libremente y sin cortapisas las decisiones que verdaderamente nos convienen.

Pretender implantar esas medidas dentro del asfixiante marco del Estado Libre Asociado es una quimera que nos condena al fracaso irremediable.

sábado, 12 de abril de 2014

Un lustro para los ilustres

El retiro obligatorio del Juez Presidente del Tribunal Supremo de Puerto Rico y su sustitución con alguien que solo podrá ocupar el cargo por dos años obliga a que nos replanteemos la sabiduría del retiro judicial obligatorio a los 70 años. Esa disposición constitucional que data de 1952 ya no tiene sentido, a la luz de los cambios que se han operado en la expectativa de vida, la salud y la productividad de los seres humanos en los últimos 62 años.

Por otro lado, tampoco es sabio que los nombramientos judiciales sean vitalicios, pues se entronizan criterios y visiones que deben cambiarse periódicamente para hacer justicia cumplida. Creo que una extensión a 75 años como edad límite para desempeñarse en la judicatura añadiría un término razonable para que el sistema se beneficie de continuar teniendo jueces capacitados, sin que tengan que retirarse prematuramente.

viernes, 11 de abril de 2014

Es una lotería

De haber estado viva, mi madre se hubiera muerto hoy, al leer que su querida Lotería Tradicional lleva años de descuido cibernético. Aunque, a decir verdad, ella siempre tuvo cierto escepticismo acerca de esos procesos, que yo me ocupaba de tratar de contrarrestar. Pero, como en muchas otras cosas, la viejita tenía razón, y ha habido un descuido mayúsculo en ciertos aspectos del funcionamiento de la Lotería. Claro, dicen que nada de eso afecta la integridad de los sorteos, mas, no estamos como para propiciar desconfianzas en este asunto, sobre todo cuando la venta de la tradicional se ha visto afectada con la electrónica.

Aun así, de haber sobrevivido a la impresión, mi madre me hubiera dicho que le comprara unos pedacitos para el próximo sorteo...por si acaso...

jueves, 10 de abril de 2014

Una reducción razonable

Vuelve a plantearse el problema que causa el exagerado descuento a los mayores de 60 años en el pago de boletos de espectáculos. Francamente, 50% a la gente entre 60 y 74 años de edad, y gratis a partir de los 75, resulta abusivo con los productores. La cancelación de la presentación de la Orquesta Aragón así lo demuestra. Una cosa es ayudar a los viejos en cosas como el costo del transporte público o del servicio telefónico residencial, y otra muy distinta es subvencionarles oficialmente una noche de nostalgia musical. Que conste que, como saben, a mis 64 años tengo ese derecho. Pero, no dejo de reconocer que la idea, aunque tiene algún mérito, ha sido mal desarrollada. Procede que se reduzca el beneficio a uno más equitativo; digamos, a un 25% entre 60 y 74 años y 50% a los mayores de 75.

miércoles, 9 de abril de 2014

El «Gobierno» de Puerto Rico

El Gobernador de Puerto Rico y sus adláteres públicos y privados andan por Washington, donde los verdaderos gobernantes los han llamado para leerles la cartilla y darles las instrucciones de lo que debe hacerse en el país. Allá están tomando apuntes, para luego venir aquí a simular que son ideas y decisiones propias.

Esta es la triste realidad del Gobierno de Puerto Rico, este y todos los anteriores.

martes, 8 de abril de 2014

La Red de cobro

Lo dicho ayer en otro contexto. Si a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados le cuesta $500,000 enviar la factura mensual por correo, pues a facturar electrónicamente se ha dicho. El país está lo suficientemente «conectado» a la Red, como para que sea innecesario incurrir en un gasto tan oneroso para facturar en papel, aumentando con ello la situación deficitaria de la AAA. Son gastos como éste los que recargan los presupuestos agenciales, y llevan al gobierno a la situación en que está.

Como he dicho antes, es necesario examinar todos los procesos públicos, para identificar los que pueden atenderse con mayor economía y eficiencia por medios electrónicos, y dar los pasos hacia ese fin.

lunes, 7 de abril de 2014

Viejos "on-line"

Pues, no me sorprende que los viejos -- me resisto a esos eufemismos como «la tercera edad» -- usemos mucho los medios electrónicos de comunicación como los teléfonos móviles y la Internet. Hombre, pero si a esta edad uno tiene problemas de movilidad, y necesita una red de apoyo, pues se nos mueren los contemporáneos y, en muchos casos, los amigos y familiares están algo lejos. Si alguien necesita de estas facilidades de comunicación, gestiones y trabajo somos los que ya pasamos de los 60 años de edad y estamos achacosos.

El Estado debe desarrollar una estrategia para fomentar y facilitar aun más el uso de estas tecnologías entre los viejos, de modo que nosotros mismos podamos atender un sinnúmero de asuntos sin depender de otras personas. En la medida en que ello se logre, tendremos una vejez más cómoda y más productiva, para beneficio nuestro y de la sociedad en general.

domingo, 6 de abril de 2014

Una mala cosecha

La prensa destaca la situación de nuestros obreros agrícolas migrantes a Estados Unidos, y los problemas personales y familiares que ello acarrea. Esta situación es el resultado del abandono en el cual el Gobierno de Puerto Rico sumió a la agricultura del país. Cegadas por la industrialización, durante décadas, una administración gubernamental tras otra prefirieron sembrar cemento a sembrar lo que debía ocupar lugar preponderante en la mesa puertorriqueña. Una mesa cuyo 85% es foráneo, encareciendo nuestra vida y colocando nuestra seguridad alimentaria en precario.

De no haberse tomado esas funestas decisiones del pasado -- sostenidas hasta hace muy poco -- hoy tendríamos una economía balanceada, un país más saludable, y unas oportunidades de empleo que harían menos necesaria esa emigración de braceros nuestros buscando su pan en otras tierras.

sábado, 5 de abril de 2014

Jodidos en Fort Hood

Con ese cinismo de primera que los caracteriza, los americanos se apuran a darle el sesgo que más les convenga a esta segunda matanza en Fort Hood. Si la primera fue a manos de un terrorista, ésta se produce por una mera discusión o disgusto del soldado puertorriqueño. Luego de unas primeras declaraciones en las que lo declaraban loco, han recogido velas sobre su estado mental. Supongo que piensan que no deben admitir que el hombre estaba muy afectado por el servicio militar, pues ello tiene implicaciones negativas, no solamente para los demás soldados, sino con respecto a una posible reclamación por los familiares de las víctimas, si se determina que, conocida la condición del victimario, no se le proveyó la ayuda necesaria y no se tomaron las medidas cautelares para evitar una tragedia como la ocurrida.

La versión oficial que ya se prepara va a desvincular su estado mental del crimen cometido. Pero, usted y yo sabemos que el hombre fue una víctima más del insaciable belicismo americano, para el cual los reclutas, una vez hacen el trabajo sucio de la guerra y regresan atormentados por lo que han visto y lo que han hecho, son guiñapos desechables.

viernes, 4 de abril de 2014

Los extranjeros

Los asimilistas del país viven pensando en que somos «americanos», de los del Norte, y pendientes de reclamar trato como tales. Ahí tenemos al Presidente de la Cámara de Comercio, en actitud plañideramente pedigüeña, suplicándole a un congresista de Estados Unidos que no se olvide de que los puertorriqueños somos ciudadanos de ese país, por lo que no se nos puede tratar como si Puerto Rico fuera otro país para fines de tributación de empresas americanas que hacen negocio aquí.

Quizá es que, en el fondo, los americanos saben que Puerto Rico es otro país, aunque nos hayan conculcado nuestro derecho a ser libres. Ni 116 años de ocupación han podido borrar esa realidad sociológica. Por eso, con frecuencia se les olvida que somos ciudadanos americanos, y nos tratan como lo que somos: parte del extranjero.

jueves, 3 de abril de 2014

Los eternos ausentes

El editor de la sección de negocios del principal diario del país se sorprende y se lamenta de que Puerto Rico no participe del Foro Ecnómico Mundial para Latinoamérica que se celebra en Panamá. El joven parece que no vive en nuestro país, pues algo así ocurre con pasmosa frecuencia. Puerto Rico, colonia política y económica de Estados Unidos, está subordinado y supeditado a ese país en todos los renglones de la vida. Los funcionarios puertorriqueños no dan un paso, sin consultarlo o pedirle permiso a los funcionarios americanos, porque se arriesgan a que los desautoricen y a hacer el ridículo internacional. En muchas ocasiones, Puerto Rico acude a estas actividades internacionales, no por derecho propio, sino como colita de la delegación de Estados Unidos. Así de achicada está la autoridad puertorriqueña sobre nuestro desenvolvimiento dentro y fuera del país.

Aun la gente del sector privado es poco lo que puede aportar a discusiones con empresarios de países soberanos en los que se toman decisiones económicas que no tienen que tener la aprobación de otro país. Acudir a cónclaves internacionales para confesar nuestra impotencia tiene que ser sumamente embarazoso e incómodo, y no es de extrañar que muchos no quieran pasar por una experiencia así.

miércoles, 2 de abril de 2014

De exageraciones e histeria

Por supuesto que no se puede negar la gravedad del problema del maltrato a los menores en el país, pero hay cifras que lucen inverosímilmente sospechosas. Es posible que, en nuestro afán legítimo de proteger a los niños, estemos exagerando una situación mala, para hacerla lucir peor, por protagonismo institucional. Un sencillo ejercicio aritmético resulta revelador.

El Departamento de la Familia alega que el año pasado recibió 34,000 querellas de maltrato a menores. Eso supone un promedio mensual de 2,833 y 94 diarias. Me llama la atención que se diga que «de los referidos fundamentados, el 64% fueron por negligencia y/o maltrato emocional». Primero, creo que se debe especificar cuántos de esos 34,000 fueron los fundamentados y, segundo, qué incluye «negligencia o maltrato emocional». No sea que estemos abultando las cifras con incidentes de uno que otro descuido o de gritarle a un niño. Recordemos que aquellas 42,000 querellas que no investigó la administración anterior terminaron siendo 3,500 o algo así.

Me parece necesario separar la paja del grano porque, por lo visto, hay demasiada paja.


martes, 1 de abril de 2014

La soga en casa del ahorcado

Con motivo del pago de la contribución sobre ingresos próximamente, hace algún tiempo que se ha denunciado el retraso de la Policía de Puerto Rico, como patrono, en la entrega del comprobante de retención a miles de efectivos suyos. Esto ha coincidido con la incumbencia -- ahora abortada -- del Superintendente designado Tuller Cintrón. Por una de esas cosas de la vida, lo que le ha costado el puesto es precisamente un lío contributivo no especificado todavía. El hombre se tardó cuatro meses en presentar todas sus planillas rendidas en Nueva York mientras era funcionario policial allá, y ahora sabemos que las enmendó cuatro veces... y aun así no pudo despejar las dudas sobre el particular.

Con un Superintendente que se tardó tanto en presentar sus planillas fatulas, no es de extrañar que la Policía bajo su mando haya incurrido en este retraso.