miércoles, 21 de enero de 2015

Estupidez «de lujo»

No se aprende. Estamos empeñados en promover el «turismo de lujo», con ofrecimientos absurdos en una isla como la nuestra. Dentro de un par de meses, se inaugurará un centro comercial «de lujo», con tiendas carísimas. Ambas cosas suponen que  hay suficiente gente pudiente que va a venir a nuestro país, y que esos y los de aquí van a gastar a manos llenas en bienes y servicios «de lujo».

¿Y dónde está esa gente? Porque, en un mundo de contracción económica general, lo sensato es poner  esos bienes y servicios al alcance del mayor número de personas, es decir, los que no pueden pagar esos precios «de lujo». Ya hemos visto el fracaso de un sector de bienes raíces que, de espaldas a la realidad, insistió en construir uno y otro proyecto de viviendas «de lujo», bien fueran casas o apartamentos. Los ricos del mundo tienen mejores sitios donde gastar su dinero.

Igualmente enajenados están quienes se empeñan en esta política gubernamental, por un lado, y en esa forma de hacer negocios, por parte del sector privado.

No hay comentarios: