viernes, 23 de enero de 2015

«Control del vicio» en la Uniformada

Ciertamente resulta sorprendente la temeridad de algunos miembros de lo que algunos llaman el «Honroso Cuerpo», refiriéndose a la Policía de Puerto Rico. Luego de aquel caso de sexo oral entre dos agentes en horas laborables en una instalación pública, ahora, en rápida sucesión, se da el caso de una mujer policía que se masturbó con una macana y se cubrió con la bandera americana -- verdadero delito para los asimilistas del país -- y el de una pareja de policías teniendo relaciones íntimas en un carro patrulla.

Si bochornosos son esos actos y su difusión por las redes sociales, más lo son las defensas esgrimidas por los grupos de apoyo policial y el abogado de la agente «macanuda», queriendo proyectar a las mujeres como víctimas de sus parejas en estos casos.

La destitución fulminante es la única respuesta a este proceder.

No hay comentarios: