lunes, 31 de marzo de 2014

Las cuentas coloniales

Imagínese un país en el que la discusión de si debe anexarse a otro se da preponderantemente a base de cuánto dinero público del gobierno central de la otra nación le representaría ese cambio político. Imagínese un país en que la discusión sobre la anexión de otro país gira en torno de cuánto le va a costar a su tesoro admitirlo como parte de su federación política.

El primer país es Puerto Rico, y el segundo es Estados Unidos de América. El coloniaje degrada tanto a la colonia como a la metrópoli.

domingo, 30 de marzo de 2014

Reglamento bien reglado

Sorprende la forma un tanto incierta en la que los funcionarios policiacos han comenzado a referirse al resultado de la pesquisa sobre el acto de sexo oral entre la mujer policía y su compañero policía. No parece haber certeza de que el reglamento haya sido violado con esta conducta. Ello nos lleva a preguntarnos qué clase de reglamento es ése.

Si ambos estaban uniformados en ese momento, debe presumirse que lo hicieron en horas laborables. También es probable que el acto se llevara a cabo en una instalación gubernamental. Por lo que se ha dicho, el hombre fue quien lo grabó y, probablemente, lo difundió por la red social. Si todo esto no da margen para que se aplique el reglamento de la Policía, hay algo muy malo con la normativa interna de ese cuerpo.

Por otro lado, la mujer policía anda «negociando» para decir toda la verdad. Pero, es que ella no puede reclamar su derecho a no incriminarse o pedir inmunidad, pues, si de algo no hay duda es de su participación. Su deber ineludible es declarar bajo juramento quién es el hombre, cuándo y dónde ocurrieron los hechos, y afrontar las consecuencias junto con él.

sábado, 29 de marzo de 2014

Cautela empresarial

El empresarismo que se nos vende como solución al problema económico de muchos tiene algo de espejismo. Si bien todo país necesita una clase empresarial fuerte y numerosa como base de una sólida economía nacional, me parece engañoso crear falsas expectativas de autoempleo bien remunerado alentando a cada cual a poner su propio negocio en un país saturado comercialmente, con cadenas extranjeras por doquier e incapacidad para proteger la producción nativa. Por ahí se marca el camino hacia el endeudamiento personal oneroso y la quiebra. Incluso, el adquirir franquicias de negocios de origen extranjero debe verse con sumo cuidado, pues muchas de ellas tienen los días contados, por diferencias culturales y de idiosincrasia que, pasada la novedad, las condenan al fracaso.

Creo que no se debe fomentar irresponsablemente el deseo de ser dueño o jefe propio. Lo que hace falta es una buena dosis de realismo que evite aventuras y ensoñaciones abocadas al fracaso, por desconocimiento de las condiciones de un mercado sujeto no solamente a las fuerzas que le son inherentes, sino a las exógenas, de particular relevancia en nuestro país de menguada autoridad y aguda vulnerabilidad frente a la competencia desleal metropolítica.

viernes, 28 de marzo de 2014

Dos muestras de coloniaje

Dos noticias, un mismo origen. Se publica que la Autoridad de Energía Eléctrica, en medio de la vorágine que atraviesa, no va a poder cumplir con la fecha límite que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos ha impuesto para que las emisiones al aire estén dentro de los parámetros conocidos como MATS, sobre los niveles de mercurio y otras sustancias tóxicas. Independientemente de las bondades de esos criterios  ambientales, importa destacar la subordinación de nuestro sistema energético a los dictámenes del gobierno de Estados Unidos. En momentos en que se discute a brazo partido lo que ha de hacerse para reformar la AEE, una noticia como ésta demuestra lo poco que mandamos al respecto y lo contingente de cualquier cambio o decisión que se tome.

La otra noticia es aun más lastimosa, por lo reveladora de la sumisión que vivimos. A 38 años del asesinato político de Santiago Mari Pesquera y a punto de cumplirse 35 años del de Carlos Muñiz Varela, el Gobierno de Puerto Rico se halla impotente ante sus amos del Norte, quienes se niegan a decir la verdad. De nada han valido las súplicas de nuestros funcionarios, que dócilmente han aceptado la vil burla de los federales para que no se esclarezcan estos dos crímenes.  Cada cierto tiempo se anuncia una que otra gestión tímida de un nuevo gobierno, pero no pasa de ahí. Y es que la complicidad federal en ambos casos les impide decir la verdad, y aquí no hay el valor de denunciarlo públicamente desde la esfera oficial.

jueves, 27 de marzo de 2014

Decía ayer...

Hoy se publica una noticia que, en gran medida, no lo es. El gobierno de Estados Unidos obliga al nuestro a adoptar unos criterios para evaluar las escuelas, los estudiantes y los maestros. Poco importa lo que nos parezca a los puertorriqueños o las ideas propias que podamos tener para mejorar la educación pública. Lo que cuenta y vale es lo dispongan los americanos pensado para su realidad, que aquí pueda ser o no ser aplicable o conveniente. Es una prueba más de la poquísima autonomía que se tiene en el país para atender hasta el más local de los asuntos. Los funcionarios puertorriqueños son, realmente, mandaderos glorificados, que se limitan a ejecutar las directrices u órdenes de los burócratas federales.

A eso se le llama el Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

miércoles, 26 de marzo de 2014

«Con la boca es un mamey»

Se habla mucho en el país de «gobernanza», que dicho llanamente parece ser la participación activa ciudadana en la gestión gubernamental, y hasta se trae gente del extranjero para que nos ilustre al respecto. Es, pues, el último grito de la moda de un civismo con ansias de protagonismo; de gente que tiene afán de mandar sin «ensuciarse» en el ruedo político ni estar sujeta a los límites y las limitaciones de los procesos públicos.

Pero, ahí está el detalle, para que lo entienda bien el experto mexicano que ha venido a pontificar en estos días. Muchos de los que enjuician el desempeño gubernamental lo hacen sin haber pasado un día como funcionario de a pie en una agencia cualquiera. Un cosa es la academia -- no importa los muchos títulos prestigiosos -- y otra es la realidad constitucional, legal y administrativa dentro de la cual hay que desempeñarse en el servicio público. Muchas veces, las «soluciones» que se pretenden son hijas del desconocimiento de la realidad institucional, y no pasan de ser inocentadas de buena fe pero poco factibles.

En el caso particular de Puerto Rico, es muy poco lo que se puede hacer para cambiar las cosas, pues nuestro gobierno está sujeto a innumerables condiciones y requisitos del Gobierno de Estados Unidos de estricto cumplimiento, que varían a antojo de los americanos. Por lo tanto, aquí se hace lo que ellos digan o permitan, independientemente de la voluntad de nuestros funcionarios y los méritos o deméritos de lo que alguien proponga.

Quien desconozca esta abrumadora realidad o pretenda ignorarla no podrá ayudarnos mucho con sus «sabios consejos».

martes, 25 de marzo de 2014

Un "fly al pitcher"

Condenar a Pablo Casellas por mentirle a las autoridades federales alegando falsamente que había sido víctima de un carjacking debe ser un «bombo al cuadro», en el argot beisbolero. El hombre ya ha sido condenado por un tribunal puertorriqueño por asesinar a su esposa. Lo del alegado atraco vehicular y robo de armas fue claramente un subterfugio ineptamente ejecutado por Casellas para crear un «victimario» del crimen que planificaba. Es evidente que el asalto no ocurrió; la mejor prueba es que una de las armas alegadamente robadas apareció en casa de Casellas y la otra, de la cual se deshizo, fue usada para cometer el crimen.

Si el FBI y la Fiscalía Federal no pueden lograr una condena en este caso, habría que «meterlos presos» por incompetentes.

lunes, 24 de marzo de 2014

«Faux pas» en Fortaleza

La Secretaria de la Gobernación ha incurrido en una novatada en su manejo de las diferencias entre la Oficina del Gobernador y las Cámaras legislativas. Demostrando una falta de diplomacia y sensatez política, amonestó públicamente a la dirigencia legislativa, para luego citarla a dialogar con ella. El desplante senatorial era de esperar, máxime cuando el Gobernador, en un principio, se unió al dislate de su Secretaria, aunque a última hora acudió a la reunión citada por ella.

Me parece que la inexperiencia del Gobernador y la Secretaria ha aflorado en este asunto. No han sabido aquilatar adecuadamente la jerarquía gubernamental y el protocolo que debe seguirse al tratar con el liderato legislativo. Los presidentes camerales son funcionarios electos y máximos representantes de un poder constitucional. Como tales, merecen la deferencia de que sea el jefe máximo del Poder Ejecutivo quien los reciba. La tirantez entre estos funcionarios -- que la Secretaria exacerbó con sus desacertados comentarios -- aconsejaba una mayor discreción y prudencia en el proceder con respecto a esta cuestión.

Hay puestos que quedan grandes.

domingo, 23 de marzo de 2014

Piedras en el camino

Vuelve el tema del papel que debe desempeñar el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico en la vida del centro de Río Piedras, área deprimida durante décadas. Años de compromisos, promesas y proyectos inacabados son el trasfondo de este nuevo llamado a que parte del saber universitario se convierta en el hacer cotidiano para el rescate eficaz del vecindario. Resulta muy difícil explicar la incapacidad de la institución para prestar ese auxilio. No puede echarse la culpa a una administración particular, ni universitaria ni política, pues en los dos ámbitos se han producido múltiples cambios. Parecería que hay una «maldición» que impide que las buenas voluntades de parte y parte concreten un mayor protagonismo de la UPR en su entorno citadino. Hace cerca de veinte años, en gestiones profesionales, vi muy de cerca los esfuerzos de aquella época. Lamentablemente, no fructificaron.

Quiero ser optimista ahora, pero me cuesta serlo.

sábado, 22 de marzo de 2014

De arroz y de masas

Nos quejamos porque tenemos que pagar el arroz de California más caro, debido a la prolongada sequía en ese estado. Bueno que nos pase, por haber abandonado hace varias décadas la siembra de arroz impulsada por el Partido Independentista Puertorriqueño. Se dieron veinte mil razones para ello, pero mataron el proyecto para complacer los intereses arroceros americanos y los de los importadores del grano aquí.  El fomento de la dependencia extrema de Estados Unidos, hasta en lo que comemos, nos ha colocado en esta situación. Ahora, el partido de gobierno ha comenzado a tratar de remediar en algo aquel desacierto. Se redescubre la agricultura tardíamente, luego de enterrarla bajo el pesado cemento del modelo de «desarrollo» moscosiano y muñocista.

Irónicamente, el partido de «Pan, Tierra y Libertad», tras negarnos la libertad y entregar la tierra al extraño, nos tiene comiendo pan ajeno y caro.

viernes, 21 de marzo de 2014

«Cada oveja con su pareja»

Nunca he entendido el fundamento -- aparte del «moral» -- para oponerse al reconocimiento de derechos a los homosexuales, sobre todo en el ámbito del derecho de familia. Los que leen miopemente la Biblia o cualquier otro libro sagrado están en contra porque creen que con ello cumplen la voluntad divina. Con esos, hay muy poco que hacer, excepto orar para que Dios les dé discernimiento.

Pero, a los otros, que reclaman que «protegen el matrimonio y la familia tradicional» los entiendo menos. ¿Alguien cree que los heterosexuales van a dejar de casarse entre ellos porque exista la opción del matrimonio homosexual? ¿En qué desmerece mi familia el que se reconozca como válida una basada en otros arreglos personales basados en el afecto? El único efecto que puede tener la autorización del matrimonio homosexual es que muchos homosexuales y lesbianas casados con heterosexuales, para disimular su verdadera orientación sexual, decidan divorciarse para optar por vivir su auténtica sexualidad en ese otro matrimonio, y por supuesto, que muchos otros ni siquiera intenten ese disimulo, y se casen con una pareja homosexual desde el principio.

En ningún caso va a llegar el Apocalipsis por que se permita el matrimonio homosexual. Un chusco diría que, cuando los homosexuales se den cuenta de lo difícil que es el matrimonio, lo pensarán mucho antes de intentarlo.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Mala conducta de malos conductores

Lo ocurrido en las oficinas del Autoexpreso es bochornoso, y una muestra elocuente de una actitud ciudadana que habla muy mal de nuestro país. Toda esa gente que irrumpió en ese local son deudores -- muchos de ellos consuetudinarios -- del sistema de peaje, que temerariamente dejan acumular una cantidad considerable, con la expectativa de acogerse a alguna amnistía parcial para el pago de la deuda. Encima de eso, esperan hasta última hora para pagar, y cuando, por un mal entendido sobre la fecha límite, no se les honra el descuento, se comportan como energúmenos.

Eso le pasa al gobierno -- a éste y a los anteriores -- por malacostumbrar a la gente, ofreciendo amnistías contributivas y de otros órdenes, y no exigir el cumplimiento estricto de obligaciones y pagos. Al país hay que educarlo cívicamente, para que actúe civilizadamente.

martes, 18 de marzo de 2014

«A» a la propuesta

Luce plausible la idea surgida de los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico de que ellos y los profesores se encarguen de las tutorías a estudiantes de escuela pública por las que ahora se pagan $100 millones a unos buscones del sector privado. Parece un «buen negocio» para todas las partes, excepto para los que se han estado lucrando indebidamente, con resultados muy cuestionables. En momentos en que se vislumbra un alza en el costo de la matrícula, y reducciones en otros renglones universitarios, la propuesta merece seria consideración por parte del Departamento de Educación y la UPR.

 Esperemos que los intereses económicos que se verían afectados por su implantación no se impongan por sobre una medida con amplios méritos.

lunes, 17 de marzo de 2014

Dentro del cercado

Aunque puede parecer una buena idea delegar al nivel municipal ciertas responsabilidades del gobierno central -- con el fin de abaratar costos -- la realidad política aconseja cautela, en vista de lo que son nuestros gobiernos municipales. Los recientes desmanes alcaldicios y su aval de sello de goma por parte de las legislaturas municipales presagian la mala administración de competencias adicionales. Poner en manos de estos pillastres y sus adláteres mayores oportunidades de realizar más fechorías sería agravar el problema ya grande de la administración pública en el país.

Mientras nuestros pueblos elijan y reelijan politicastros, lo mejor es mantenerlos a raya dentro de su comarca.

domingo, 16 de marzo de 2014

Tarea impostergable

Se publica que atender la salud mental de los confinados resulta «oneroso» para el Estado. Lo que es apremiante es atender la salud mental de la sociedad en general, pues esos presos son parte de ella. La realidad es que tenemos un problema mayúsculo de salud mental que desemboca trágicamente en agresiones, homicidios y otros delitos violentos, así como en suicidios y otras conductas lesivas al bienestar y la seguridad propias. Desde hace décadas, se ha señalado que es la salud mental el renglón principal de nuestros problemas de salud, pero las enfermedades físicas -- cáncer, cardiacas, diabetes -- han acaparado la atención oficial, en desmedro de las condiciones mentales.

Resulta evidente que es imperativo ocuparse de la salud mental prioritariamente, para reducir las adicciones al alcohol y las drogas, y las conductas que producen el alto nivel de violencia que padecemos en ámbitos como el de los malos tratos de pareja y familiares, amén de los abusos físicos y sexuales contra los menores  El Estado y la sociedad en general no pueden escatimar en recursos para atender esta tarea impostergable.

sábado, 15 de marzo de 2014

El blanqueamiento boricua

El estudio que se publica sobre el racismo en nuestro país confirma lo que sabemos pero callamos. Hace varias décadas que Puerto Rico decidió blanquearse, en más de un sentido. La gente evade aceptarse como negra o mulata, aunque esa es la realidad poblacional preponderante. Unido a ello está el otro blanqueamiento: el social. El puertorriqueño reniega de su pasado de sociedad eminentemente agrícola y jíbara porque lo asocia con atraso y pobreza. Quiere ser «americano», nacionalidad que se le figura mayoritariamente blanca y superior; por eso, suprime o relega todo aquello que le recuerde lo anterior a 1898, fecha que toma como punto de partida para la civilización y el progreso en todos los órdenes.

Entre esos dos intentos patéticos de blanqueamiento discurre nuestra vida de pueblo acomplejado.

viernes, 14 de marzo de 2014

Al fin y al cabo...

Vamos a ver qué caso hace el Congreso de Estados Unidos a la petición de que se exima de las leyes de cabotaje a ciertas jurisdicciones estadounidenses. El problema es que los peticionarios son americanos de segunda categoría, como los puertorriqueños, la gente de Guam y la de Alaska y Hawaii, que, aunque estados, no tienen la misma importancia que los otros 48. En fin, unos «salvajes» majaderos que quieren fastidiar a los grandes intereses navieros de los 100% americanos blancos.

Por lo tanto, me sorprendería muchísimo que el Congreso acceda a esta solicitud, que, aunque justa y necesaria -- por el alivio económico que supone --  le importa tan poco a los «americanos de verdad».

jueves, 13 de marzo de 2014

Una casa de la justicia deshabitada

¿Para qué «inaugurar» una instalación gubernamental que no se puede usar porque es objeto de dos impugnaciones a subastas relacionadas con su funcionamiento? Es lo que ha ocurrido con el nuevo Centro Judicial de Caguas. Puede entenderse que el saliente Juez Presidente del Tribunal Supremo quiera que esto figure como parte de su «legado», pero la ceremonia lo único que logra es puntualizar el lío que impide que el flamante edificio sea usado de forma inmediata.

Hubiera sido preferible resolver el problema legal primero, y dejar el «debut en sociedad» para después...

miércoles, 12 de marzo de 2014

¿Y el profesor, dónde está?

Lo Oficina del Contralor ha descubierto el Caribe en el siglo XXI, al denunciar que en la Universidad de Puerto Rico no se ejerce un control estricto sobre la asistencia -- y podrían añadir la puntualidad -- de los profesores. Esto ha sido uso y costumbre toda la vida. Si existiera esa supervisión, habría que despedir a una buena parte del claustro. Estudié en el Recinto Universitario de Mayagüez de 1968 a 1972 y en el de Río Piedras, de 1972 a 1975, y sé de lo que hablo. Siempre ha habido un abuso de la «libertad de cátedra» en este y en otros aspectos. A los profesores no se les pide cuenta; van cuando les da la gana, y llegan tarde y se van temprano a su antojo.

Como me dijo un compañero en la Escuela de Derecho hace muchos años: «Alberto, aquí tenemos que aprender a pesar de los profesores».

martes, 11 de marzo de 2014

Un cabro y muchas lechugas

El lío en que se ha metido el padre de la Secretaria de la Gobernación es una muestra más de la imprudencia de colocar los cabros del sector privado a velar las lechugas de los intereses públicos.  El señor CPA -- muy influyente en los círculos de poder del partido de gobierno -- ha ejercido sus malos oficios -- así ha quedado estipulado en un pleito -- para repartir el bacalao de los seguros gubernamentales. El hombre es un notorio recaudador de fondos para el partido gobernante, y no conforme con el nombramiento de su hija como «Virreina» en el Palacio de Santa Catalina, tiene a finger in every pie, para decirlo en el idioma que estoy seguro prefiere.

Es el pago de favores políticos. Se dona y se recoge dinero, para que el gobierno triunfante los nombre a juntas de directores de entidades donde se puedan hacer negocios muy lucrativos para el donante y sus allegados. Todos los gobiernos hacen lo mismo: con la excusa de que se trata de gente preparada y prominente en diversos campos, colocan a estos blanquitos para que se enriquezcan aun más, y puedan donar más al partido que los favorece con los fondos públicos.

lunes, 10 de marzo de 2014

Cantando las cuarenta

Continúa el lloriqueo del sector comercial en nuestro país, según el cual el problema se reduce a un proceso de otorgamiento de permisos lento y oneroso, y altos costos de operación en renglones como agua, energía eléctrica y, por supuesto, salarios y otros beneficios marginales para los empleados. La pregunta que nadie se hace públicamente es: ¿Por qué le va mal a los negocios, y muchos terminan en quiebra? Los comerciantes -- víctimas profesionales -- no aceptan su cuota de responsabilidad, que voy a adjudicar brevemente.

Primero, porque hay demasiados establecimientos comerciales en el país, lo cual dificulta que muchos puedan sobrevivir. Hay lugares y renglones en los cuales es casi una temeridad poner un negocio, pues la competencia es demasiado fuerte, y el mercado no lo aguanta. Segundo, hay malas ideas de negocio. Lo que se ofrece no resulta lo suficientemente atractivo y no genera demanda que haga rentable el negocio. Muchas veces, el tamaño del local lo condena al fracaso, ya que es demasiado grande para que se pueda sostener. Tercero, hay negocios mal administrados; a veces, por consideraciones familiares o de amistad la gerencia está en manos ineptas que lo llevan al fracaso. Muchas veces se pretende que toda una familia viva del negocio, cuando ello no es posible. Cuarto, los precios de bienes y servicios son irrazonablemente altos, y ello mengua el patrocinio. Con frecuencia, la gente percibe esa situación, y ni siquiera se molesta en entrar a la tienda. Quinto, la calidad de lo que se ofrece a los clientes es mala, y eso sella la suerte del negocio.

De esto es que se debe ocupar el sector comercial principalmente. Lo demás son excusas para encubrir sus propias debilidades y deficiencias.

domingo, 9 de marzo de 2014

«¿Con qué se come eso?»

Espero que las recomendaciones de toda esa gente que particpa de alguna manera en los grupos ciudadanos para auxiliar al gobierno en la atención de la crisis económica tengan mucha más sustancia que las generalidades y lugares comunes que cita la prensa. Porque eso de «estimular» esto o «incentivar» lo otro no nos lleva muy lejos, si no hay ideas concretas. Sobre todo cuando ese lenguaje amorfo, anodino e impreciso, con frecuencia esconde agendas para favorecer intereses muy particulares, y no el bien común.

Se dice que «el Diablo está en los detalles», pues es a ese nivel de especificidad que la cosa se complica. Ahí es que surgen los tropiezos; cuando hay que proponer medidas que vayan más allá de la buena fe y los buenos deseos; cuando hay que balancear intereses y considerar la viabilidad de lo que se ha pensado. Entonces es que no basta con las buenas intenciones de los legos, sobre todo si desconocen las dificultades y los límites del poder público, particularmente en un país como el nuestro, donde la última palabra en casi todo no la tenemos los puertorriqueños.

sábado, 8 de marzo de 2014

Los 24

Esto de crear comités de ciudadanos para que le digan al gobierno cómo salir de la crisis tiene dos sentidos. El primero es que se trata de una admisión tácita de incapacidad para gobernar. Los ciudadanos elegimos una gente para que gobierne, porque ellos nos dicen que saben lo que hay que hacer. Si no saben, y le tienen que pedir el parecer a gente por la que no hemos votado, entonces deben renunciar a sus cargos. Aquí hay un gobierno debidamente constituido, con directores, jefes y secretarios de agencias gubernamentales, supuestamente bien preparados y con experiencia para atender adecuadamente los asuntos que se le han encomendado. Ya tanto el proceso legislativo como el ejecutivo ofrecen la ocasión de que los ciudadanos participen con sus ideas en la tarea de formular política pública y la puesta en vigor de las gestiones administrativas. ¿A qué viene entonces este grupo de gente a formular recomendaciones?

El segundo aspecto de esta cuestión es que es una «jugada para las gradas», un intento de demostrar que se cuenta con la participación ciudadana, como ejecicio democrático de gobernanza. Pero, los dados están cargados a favor de la representación de los grandes intereses económicos y la visión oficialista de las cosas, por lo cual, las «recomendaciones» serán congruentes con esos dos sectores.

En fin, más de lo mismo.

viernes, 7 de marzo de 2014

La lógica matemática

El afán de los gobiernos de reclamar aciertos, logros y triunfos de todas clases los lleva a presentar cifras que lucen inverosímiles, cuando se hacen operaciones aritméticas sencillas. La creación de empleos, el uso de ciertos proyectos o servicios de infraestructura, y la eficacia de la lucha contra el crimen son algunos ejemplos de asuntos en los cuales nuestro gobierno hace aseveraciones que resultan muy cuestionables, por el alto número de frecuencia y ocurrencia por hora o día que supone la veracidad de la estadística.

La experiencia humana nos hace dudar razonablemente de que sea posible que tal o cual cosa ocurra con una periodicidad como la que arroja el cálculo aritmético. El día tiene 24 horas, y aunque un suceso pueda ocurrir a cualquier hora, cierto número de manera sostenida es muy improbable. Ello, en periodos largos, es casi fantasioso.

Como decía mi madre: «Las exageraciones son malas». Sobre todo, si los números no las sostienen.

jueves, 6 de marzo de 2014

Todos somos pecadores

El Papa ha confesado haber robado un rosario... ¡de un muerto, nada menos! Robo es, pues se trata de haber sustraído el objeto de la persona de la víctima, incluso por la fuerza, que él admite haber hecho para quitarle el rosario al cadáver. Supongo que el Papa debe haber pensado: «Para que se pierda, que me haga daño». O este hombre, que se ha pasado la vida perdonando los pecados de todos los sacerdotes de Buenos Aires, en su oficio de confesor, me perdonará desde la otra vida.

O, con cierto grado de razón, ¡qué importa un cadáver más!...

miércoles, 5 de marzo de 2014

El mito urbano de San Juan

Poniendo por delante mis reservas generales acerca de la encuesta periodística anual en nuestro país, me parece que los resultados relacionados con la alcaldesa de San Juan son reflejo de la realidad. La una vez estrella en ascenso se ha convertido en una «estrella fugaz», desgastada por el mucho roce con la realidad. Lo cierto es que a Carmen Yulín se le nota apagadita hace tiempo, y la gente se ha dado cuenta de que su burbuja explotó como pompa de jabón.

El paso del tiempo solo traerá más desilusión para quienes votaron por ella y la elevaron a la categoría de mito urbano.

Y ya sabemos lo que pasa con ésos.

martes, 4 de marzo de 2014

El desgobierno en la calle

Las manifestaciones y marchas públicas -- tan aplaudidas como expresiones de un civismo militante -- acaban de caer en cierto descrédito, con las recientes en apoyo al «Chapo», meganarcotraficante mexicano. Al igual que Pablo Escobar, este hombre tiene un «club de admiradores» entre los beneficiarios de su empresarismo clandestino y munificencia personal. En un mundo en que los supuestos «buenos» abusan de y explotan a los menos afortunados, «los olvidados» le viven agradecidos a los malos que, por lo menos, se acuerdan de ellos. Lógica perversa, pero entendible.

En cualquier caso, no nos dejemos impresionar por la mucha o poca gente en la calle reclamando esto o aquello. Hay otros «delincuentes» que aprovechan las masas para adelantar agendas que, en última instancia, son contrarias al mejor interés público.

lunes, 3 de marzo de 2014

Siembra de desasosiego

El principal periódico del país, una vez más, nos «revela» en una encuesta el pesimismo general de nuestra gente. Me parece que, independientemente de la realidad objetiva de cada cual, las percepciones tienen mucho que ver con lo que se escucha, se lee y se ve cotidianamente. La publicación insistente de que todo anda mal y se pondrá peor tiene como resultado ineludible el desasosiego que se informa.

Y no es que se dejen de exponer realidades negativas en la vida del país, pero el tono apocalíptico con el que se comunican lleva a que la masa se entregue a un pesimismo exagerado. No hay que hacer mucho caso de estos agoreros periodísticos, que, en su ámbito de acción, poco tienen de ejemplares como patronos y empresarios, por más golpes de pecho cívico que se den.

domingo, 2 de marzo de 2014

Escuelas privadas privadas

Se publica un «lloriqueo» de las escuelas privadas por reducciones en su matrícula que, incluso, ha llevado a  algunas a cerrar sus puertas, y otras a estar en remojo. Durante décadas hemos vivido la fantasía de que todas las escuelas privadas son mejores que las públicas. Lo cierto es que, al igual que otros renglones en el mercado -- después de todo, las escuelas privadas son un negocio -- hay variaciones en calidad. Las hay buenas, regulares y malas. Pero, muchos padres incautos han pagado a precio de oro una educación de segunda categoría para sus hijos. Es parte de ese vivir de las apariencias que el afán de distinción suele producir. Así se sienten tranquilos, creyendo que le brindan a sus hijos una buena educación, y se despreocupan, pues los tienen en una «buena escuela».

La realidad puede ser otra, y requiere que los padres evalúen si es cierta tanta belleza. Pero, eso exige cierto grado de conocimiento, esfuerzo y tiempo, y no todo el mundo está en condiciones de justipreciar la educación de sus hijos.

sábado, 1 de marzo de 2014

Un «gobierno inteligente»

Dejando a un lado los inconvenientes que a corto plazo pueda causar la consolidación de oficinas gubernamentales -- como es el caso actual de las del Registro Demográfico -- lo cierto es que se trata de un paso que debe darse para, por un lado, reducir la abultada nómina pública y, por otro, mejorar los servicios. El achicamiento se impone en un momento en que el gobierno pasa por una crisis presupuestaria, pero no debe ser lesivo al interés público, si se amplía el «gobierno electrónico», es decir, la facilidad de realizar gestiones y transacciones por medio de Internet. El proceso comenzó hace años, y ha ido avanzando. Lo que hace falta es ampliarlo, para que rinda un mayor beneficio.

Hoy por hoy, son cada vez menos las personas que no están conectadas a la «Red». Con esa base rápidamente creciente, muchas de las diligencias que todavía se hacen personalmente quedarán en el pasado. Ya no será necesario personarse a una oficina a buscar o llevar un documento, o a hacer un pago. Por lo tanto, no harán falta tantas oficinas ni tantos empleados para trámites que se podrán realizar desde la casa y fuera de horas laborables. Ya es así en muchos renglones, y cada día se añadirán otros.

Como dice una publicidad por ahí, solo haremos la fila que queramos hacer.