viernes, 9 de enero de 2015

Mantengo corporativo

La política de exenciones y subsidios en todos los renglones tiene que ser revisada, pues resulta insostenible a largo plazo.  Cuando se disfruta de alivios en el pago por servicios públicos, por ejemplo, ello conduce a un consumo dispendioso. «Con lo que nada nos cuesta, hagamos fiesta», decía mi madre. Me parece que la gente tiene que asumir la responsabilidad de pagar por lo que consume o gasta. Es manifiestamente injusto que otros tengan que pagar más porque unos no pagan por todo lo que consumen. Parte del problema económico del país se debe a que hay sectores que no responden totalmente por el costo de los servicios que reciben.

No hablo exclusivamente de la clase pobre, sino de quienes disfrutan de lo que muy acertadamente ha sido llamado «mantengo corporativo». Hay un sector empresarial que se beneficia grandemente de toda clase de exenciones, relevos y subsidios, con la excusa de que no pueden subsistir debido a los supuestos «altos costos de producción o de hacer negocio». Con base en ello, logran que sus amigos en el gobierno les aprueben ventajas contributivas y en el pago de otros renglones que no son aplicables al resto de la gente.

Por eso se enriquecen.

No hay comentarios: