lunes, 28 de febrero de 2011

Pensando en puertorriqueño

Vuelvo a un tema que he tocado de una u otra forma: la educación en nuestro país. Ahora, con el «pie forzado» de la controversia acerca de las Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento en el sistema público de enseñanza. No sé cuán bien estén diseñadas dichas pruebas o cuán injustas resulten, habida cuenta de deficiencias institucionales que ponen a los alumnos en manifiesta desventaja. Lo que sí sé y rechazo vehementemente es que en Puerto Rico ajustemos nuestra docencia para cumplir con requisitos del gobierno de Estados Unidos, tales como los contenidos en la ley conocida como No Child Left Behind, pensada para ese país totalmente distinto del nuestro. Independientemente de las buenas ideas que ésa y otras leyes o reglamentos federales puedan contener, resulta demencial adoptarlas en nuestro medio, por el solo motivo de «aprovechar» los cuantiosos fondos que aparejan. Aunque el dinero es importante, y puede brindar muchas ventajas materiales, no es lo fundamental para lograr una educación de primera calidad. Si así fuera, la de Estados Unidos sería excelente, y no lo es.

Hagamos las cosas por propio convencimiento, y no para cumplir con criterios foráneos que, con frecuencia, ni sentido tienen en nuestro entorno. Pensemos por nosotros mismos, y no copiemos servilmente modelos de otra parte. Ni por todo el oro del mundo.

domingo, 27 de febrero de 2011

Ojalá les alcance...

Leo en la prensa: «Fortuño cenará con Obama esta noche», y ya me parecía ver esa cena íntima y hasta romántica, con un tete a tete «fresita» entre Lucé y Michelle, y nuestro Gobernador aconsejando al Presidente acerca de cómo cuadrar el presupuesto botando empleados públicos. Pero, entonces me di cuenta de que el nuestro es el gobernador número 51 en esa cena, ofrecida a la Asociación de Gobernadores, siendo los otros 50 los que legítimamente se acercan a la mesa del Señor. Me gustaría ver por un boquete la ubicación de los asientos asignados al Gobernador de la colonia y a su esposa...

sábado, 26 de febrero de 2011

«Por ojos, boca y nariz»

Siempre se ha dicho que hay gente que «se bebe hasta las lágrimas», significando con ello su afición por el alcohol. Ahora la frase cobra mayor vigencia, con la denuncia de la práctica de echarse tragos de vodka por los ojos, para embriagarse más rápidamente. Francamente, hay que estar bien mal de la cabeza para recurrir a una cosa como ésta, en busca de sensaciones extremas. Sólo una juventud decadente y enajenada se dedica a dañar su salud, entregándose a un desenfreno de esta naturaleza. Se dice que esto se ha popularizado entre universitarios. Ya no les basta con beber alcohol en demasía, sino que lo quieren ingerir «por ojos, boca y nariz» literalmente.

¡Pobres jóvenes desgraciados!

viernes, 25 de febrero de 2011

¡Ni una «puya doblá»!

En este país de excesos y falta de buen juicio acabamos de coronarlo con un obelisco de $750,000 para honrar a Superintendentes de la Policía y agentes caídos en el cumplimiento del deber. En momentos en que la Policía está impugnada por un gran sector del pueblo, por sus abusos, y a punto de una sindicatura del gobierno de Estados Unidos, resulta una broma de mal gusto este homenaje. Quizá en otro momento pudo haber pasado como un gesto positivo, pero ahora no pasa de ser un pretendido lavado de una cara muy sucia.

Lo que es una afrenta mayor es el costo del obelisquito. Cuando se le regatea dinero a la Universidad, se depiden miles de empleados públicos y se insiste en que no hay dinero para tantas necesidades reales de nuestra gente, se gastan tres cuartos de millón de dólares en una obra absurda como ésta. Esa clase de insensibilidad debería provocar una manifestación de tres cuartos de millón de personas para exigir la renuncia y salida del país de los «irresponsables» de este desatino.

jueves, 24 de febrero de 2011

Otro bochorno colonial

La posibilidad de que el Gobierno de Estados Unidos ponga en «sindicatura» a la Policía de Puerto Rico es doblemente bochornosa. En primer y fundamental lugar porque demuestra el estado de subordinación política nuestra a ese país. Si bien los americanos actúan en muchas otras partes del mundo como si «gobernaran», interviniendo a su antojo en asuntos internos de esos países, en el nuestro lo hacen como cosa de rutina y sin disimulo, ejerciendo su «jurisdicción», que es cada día mayor. En segundo término porque lo que da lugar a esta anunciada intervención es el abuso de la fuerza y el poder que se ha convertido en práctica común por parte de nuestro cuerpo policiaco, sobre todo contra los estudiantes, los trabajadores y todo el que proteste legítimamente.

Lo que una vez jactanciosamente se llamó la «vitrina de la democracia» en la América Latina es hoy un tenderete de corrupción y fascismo, con todo y bandera americana.

miércoles, 23 de febrero de 2011

¿Estarían esperando oír la voz de Jehová?

Me llama la atención que a la Congregación Mita le haya tomado todo este tiempo aclarar que los incidentes violentos relacionados con el representante Luis Raúl Torres denunciados por ex miembros de esa grey son falsos. No hace falta orar por inspiración divina para negar lo que uno sabe que no es cierto. Ni creo que hayan tenido que hacer una colecta especial para pagar los $5,000 que le debe haber costado el mensaje a página completa del periódico, pues la Congregación Mita es un emporio. Lo publicado no pasa de ser una negación absoluta - de ésas que suelen preparar los abogados para responder a las alegaciones de la parte demandante - y una afirmación de que ellos tienen el alma más blanca que la ropa que los distingue en sus cultos dominicales.

Quisiera no ser tan malpensado, pero...

martes, 22 de febrero de 2011

Enfermedades «terminales»

Se anuncia el establecimiento de una clínica en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín. Muy bien. Con los aumentos en precios de los boletos aéreos, el cobro por maletas y el precio de un emparedado y una cervecita en los comeivetes allí, a cualquiera le da un infarto. Si a eso le sumamos los cobardes como yo a la hora de montarnos en un avión, las filas en ese hospitalillo van a ser como para vacunarse, cosa que uno también podrá hacer cuando se le olvide que va para uno de esos sitios con enfermedades raras que exigen que uno se inocule antes de ir.

Supongo que a esos doctores se les aplicará estrictamente la norma de que deben atender a los pacientes en el periodo máximo de una hora, pues, de lo contrario, el retraso de los vuelos será peor que hasta ahora. Yo, que a veces he añorado aunque sea una camilla durante una espera interminable en un terminal, soy capaz de darme un tajito, para que me acuesten en una, en lo que sale mi vuelo...

lunes, 21 de febrero de 2011

"Borders" al borde...

A los escritores, editores y lectores empedernidos - me confieso culpable de las tres cosas - nos tiene que doler el cierre de una librería. A mí, particularmente, me parece lamentable que  las Borders de Carolina, muy acogedora, y Mayagüez, mi pueblo natal, desaparezcan. Pero, ante la adversidad, hay que seguir con nuevos bríos, y los libreros del país tienen que reclamar esos espacios.

Creo que a esa empresa le faltó algo de sentido común en nuestro caso. Sus inventarios son muy grandes y están llenos de libros cuyo interés para un público distinto del de Estados Unidos los hace «invendibles», aunque se pongan a precios irrisorios. Ello los obligó a ocupar locales de un pietaje que les resultó incosteable. Si bien las librerías eran cómodas, llegaban a la exageración. No era fácil localizar los libros, pues los cambian de sitio continuamente. El sistema de computadoras para consulta del público no tenía el inventario al día. En fin, tenían sus problemitas. Mucho temo que la de Plaza las Américas, la más grande y exitosa, también esté en peligro. Desde hace algún tiempo se nota un achicamiento, y da señales de dificultades económicas.

Habrá que pasar la página...

domingo, 20 de febrero de 2011

Negligencia es.

Se cita a la Policía diciendo que va a entrevistar testigos para ver si hubo negligencia en la muerte del niño de año y diez meses en la piscina de su casa. Pues, me parece innecesario porque, como decimos los abogados, res ipsa loquitur, es decir, la cosa habla por sí sola. Al niño lo cuidaba su abuela de 54 años, cuya edad hace improbable condiciones que pudieran excusar su falta de atención. Evidentemente, la puerta por la cual el nene tuvo acceso a la piscina, o no estaba cerrada o lo estaba  de una manera que una criatura tan pequeña la podía abrir. La piscina queda a más o menos tres pies de la puerta, lo cual aumenta significativamente el riesgo de que, de salir, el niño cayera a la piscina rápidamente. La abuela dejó a su nieto solo para atender una llamada telefónica.


La negligencia es clara. Que se quiera tildar de «incidente desgraciado», por consideración o pena a la familia, es otra cosa...

sábado, 19 de febrero de 2011

Matasanos

Mis lectores saben de mi «alergia» a los médicos, los laboratorios, los hospitales y las farmacias porque, francamente, son unos «matasanos». Así que la noticia de que se investigan cinco querellas contra la cadena Walgreens por despacho equivocado de medicamentos me reivindica en mis «prejuicios». Esta gente que tanto alardea de la calidad de su servicio durante los últimos 50 años en Puerto Rico son unos descuidados de primera. Uno supone que lo menos que deben hacer es leer la receta y leer la botella, la caja, el frasco o el paquete, para asegurarse de que se despacha lo que se ha recetado. La excusa de que hay medicamentos con nombres parecidos no es válida. Tampoco lo es que no entendieron los garabatos médicos, pues , en esos casos, tienen que llamar al médico para salir de dudas. (Por cierto, ¿en qué ha quedado la ley que obliga a los médicos a emitir electrónicamente sus recetas, pues con ello se eliminaba la posibilidad de que no se entendieran?)

Ya saben por qué no he ido a que me despachen una receta para un medicamento para el colesterol que me dio el médico hace meses. De haberlo hecho, ustedes no estarían leyendo esto...

viernes, 18 de febrero de 2011

"♪...a kiss is just a kiss..♪"

La «recompensa» de $135,000 por un beso robado fotográficamente a Shakira y su novio futbolista es una muestra más de los excesos a los que la imbecilidad mundial ha llegado en nuestros días. Que se les quiera fotografiar o filmar como a cualquier pareja famosa es entendible, pero que se ofrezca una suma así por algo tan inconsecuente es, francamente, una obscenidad. Aunque existe desde hace mucho tiempo, la llamada «prensa del corazón» ha adquirido un protagonismo desmesurado en época reciente, y sus implacables paparazzis se han convertido en perseguidores hasta muerte, como en el caso de la princesa Diana.

A fin de cuentas, es el público el culpable de estos excesos. A los asuntos de farándula se le ha dado una importancia que no tienen. Mucha menos importancia intrínseca tiene la vida privada de los artistas. Que la tenga en la «realidad» demuestra cuán banal se nos ha hecho la vida  en este planeta.

jueves, 17 de febrero de 2011

Un «circo» de oración

Contrario a mucha gente, me gusta hablar de política y de religión; preferiblemente, de ambas a la vez. Por eso , no puedo dejar pasar la ocasión de comentar el espectáculo bochornoso de un grupo de «cristianos» que hace un par de días, a las afueras del Tribunal Federal, montó un «circo» de oración a favor del senador Héctor Martínez, a quien se juzga por corrupción. Aquí se ha puesto de moda invocar al Señor cada vez que agarran a alguien con las manos en la masa, corporal o fiscal. Todo el mundo reclama la intervención divina, olvidando que su «reino no es de este mundo» y, por lo tanto, no se mete en las cosas del «César».

Por supuesto, todo el mundo tiene derecho a orar todo lo que quiera por los corruptos de este lado del Paraíso, pero deben hacerlo en privado o en los templos. Ciertamente, ningún «reverendo» que merezca ese apelativo mínimamente debe prestarse para un culto cínico como ése. Su afán por ministrar debe reservarlo para las visitas que le haga al convicto en el presidio.

miércoles, 16 de febrero de 2011

«Vísteme despacio...»

Hombre, nadie está en contra de que el gobierno sea más «ágil», pero la cuestión está en cómo se logra eso. El problema es que para el gobernador Fortuño y la gente de su clase la forma de hacerlo es desmantelar el andamiaje jurídico protector de derechos y crear procedimientos ultra rápidos para otorgar autorizaciones y permisos de todas clases. Fortuño es un abogado corporativo que, al advenir al poder político, ha continuado al servicio de los grandes intereses comerciales y económicos del país. Su visión de mundo es que el gobierno es ineficiente y malo, y que para lo único que sirve es para beneficiar económicamente a los grandes empresarios, utlizando los fondos públicos para hacer obras o poner servicios en manos privadas que se enriquezcan con ello. De manera que el sonsonete de la «agilidad» es un subterfugio para justificar este proceder para favorecer a sus amigos los ricos.

El país tiene que distinguir entre las gestiones que legítimamente se pueden acelerar y las que necesitan ponderación. La prisa es mala consejera; sobre todo, cuando hay un interés público importante de por medio como la protección del ambiente y los recursos naturales. Tratar estos asuntos festinadamente, en pos de una supuesta «agilidad» ya ha traído y seguirá trayendo consecuencias funestas para Puerto Rico.

martes, 15 de febrero de 2011

Pa' que crean en Dios...

El colapso del piso de la segunda planta del edificio que albergaba la Unidad de Operaciones Tácticas de la  Policía de Puerto Rico, peor conocida como la Fuerza de Choque, parece tener algo de «castigo de Dios». Estos guapos de barrio con uniforme, que tanto han abusado de los estudiantes universitarios en huelga, se disponían a «orar», cuando, según uno de ellos, se escuchó un gran ruido, como de «trueno», y se desplomó la estructura. Un creyente diría que, ante la «blasfemia» de acudir a la presencia del Señor a pedir protección, cuando ellos no se la dan a esos muchachos y, en vez, los apalean inmisercordemente, Dios les mandó este mensajito. Después de todo, la Biblia está llena de estas intervenciones relámpagos, en que el Altísimo le aplica una sanción draconiana e inmediata a sus criaturas.

Necesitamos unos cuantos «truenos» como éste, a ver si el país se arregla un poco...

lunes, 14 de febrero de 2011

Ladrones de «baja costura»

De mis estudios de derecho penal recuerdo el «hurto famélico» como el que se comete impelido por el hambre propia o de los seres queridos. Pero, ahora, en esta isla en la que se ven tantas cosas francamente «macondinas», se da a conocer lo que habría que nombrar como «hurto sartorial», es decir, el provocado por la necesidad de estar vestido o, mejor dicho, bien vestido. Por lo menos, así surge del caso de estos primos ladronzuelos que efectuaron unas cuantas fechorías domiciliarias, en busca de mejorar su vestuario. Hombre, creo que hay que alegar eso como un atenuante. Con lo mal vestida que anda la juventud en nuestro país...

Lo más curioso del caso es que la pareja se hacía acompañar en sus felonías por un par de bailarinas desnudistas. Necesito algo de tiempo para «desfruncir» la relación entre una cosa y la otra...

domingo, 13 de febrero de 2011

El «preciado líquido»

La idea de venderle agua a Islas Vírgenes Estadounidenses podría ser buena, siempre que no olvidemos que «la caridad empieza por casa». Si podemos ayudar a nuestros vecinos, debemos hacerlo, pero solamente si ello no perjudica a nuestra gente privándola de un adecuado suministro de agua o dañando el ambiente. Hay que tener una visión a largo plazo, para anticipar dificultades que, luego de comprometer nuestros recursos de agua, no nos dejen en una situación de carencia, deficiencia o insuficiencia para la vida del país.

Por otra parte, si hay agua suficiente para vender a otro país, los consumidores puertorriqueños deberíamos pagarla más barata, pues la abundancia de un bien debe suponer una reducción en su precio. Sobre todo, de esa tarifa abusiva e irracional que se paga por el alcantarillado, renglón que encarece absurdamente la factura del agua.

sábado, 12 de febrero de 2011

Relevos de «irresponsabilidad»

La denuncia de que hay médicos que le piden a sus pacientes que renuncien por escrito a su recién aquirido derecho a que se les atienda en el término de una hora es una maniobra abogadil que desdice de quien la aconseja y quien la implanta. Si bien es cierto que casi todos los derechos son renunciables, me parece despreciable que se aproveche la vulnerabilidad del paciente para coaccionarlo de esta manera. Esta es la misma práctica de los hospitales que, como parte de los documentos de admisión, exigen que uno firme un «relevo de responsabilidad» que no vale el papel en el que está escrito.

Esta mala costumbre es vieja. Hace poco más de 25 años, cuando llené los documentos de la admisión de mi esposa, quien estaba de parto de nuestro hijo, firmé uno de esos famosos «relevos», y le dije a la persona que me atendía que el abogado que le había preparado el documento al hospital le había robado los chavos, pues el tal relevo no tenía validez alguna. Veo que algunos colegas siguen timando a sus clientes, preparando documentos ineficaces en derecho y prestándose para burlar la ley y debilitar el poder regulador del Estado en beneficio de la comunidad.

viernes, 11 de febrero de 2011

«Señor...Señor»

La oposición de un sector de comerciantes «cristianos» a que sus ventas estén sujetas al juego IVU-Loto por razones «bíblicas» me parece que tiene mucho de «los escrúpulos de María Gargajo». Esta gente que se «rasga las vestiduras» por esto es la misma que predica el Evangelio de la prosperidad, hace alarde del favor de Dios por su bienestar económico y diezman para que sus pastores y pastoras vistan y calcen como potentados. En fin, que desayunan, almuerzan y cenan dinero y materialismo, pero no juegan a la lotería ni a los caballos porque «la Palabra» lo prohíbe. Algunos de estos santurrones de pacotilla llegan a crear verdaderos emporios en el negocio de la religión, y eso no le parece contrario al mensaje bíblico.

Aunque no favorezco la proliferación de juegos auspiciados por el Estado, lo hago por razones distintas de las de los «sepulcros blanqueados», que sacan a relucir al «Señor» para todo, excepto cuando no les conviene su mensaje de humildad y modestia.

jueves, 10 de febrero de 2011

Se llama "Face...book".

Los lectores de mi libro Medinaciones: Leyes de Puerto Rico Embromadas saben lo que pienso acerca de los exagerados privilegios de la lactancia en nuestro país. Puesto eso por delante, me parece que lo ocurrido a la psicóloga chilena que puso en Facebook una foto suya amamantando demuestra insensatez de ambas partes. Si bien es cierto que nada malo hay con ese acto, y que, ciertamente, no es obsceno, hay algo que se llama pudor, que dicta lo que se debe reservar para la intimidad. Me parece que hay algo de exhibicionismo en quien se fotografía o se filma amamantando, y luego pretende ponerlo en un medio de comunicación de tanta difusión.

Si es cierto que Facebook le cerró la cuenta por «obscenidad», cometió un error en derecho, además de una falta de discreción social. Pero, esta mujer de 37 años y psicóloga de profesión debió darse cuenta de que hay cosas que no deben publicarse, no porque sean malas, sino porque pertenecen al ámbito de lo privado. Las llamadas «redes sociales» han propiciado un afán por compartir la «vida y milagros» de todo el mundo con todo el mundo, de una forma demencial y enfermiza.

Actuemos con cordura y sensatez en el uso de estas tecnologías.

miércoles, 9 de febrero de 2011

«Normas» bancarias

No me parece mal que los bancos prohíban el uso de gorras, sombreros o cualquier otra forma de cubrir la cabeza, así como el de lentes oscuros, pues es sabido que, con frecuencia, los maleantes utilizan esos elementos para dificultar que se les reconozca. Aparte de eso, nunca he entendido por qué alguien se cubre la cabeza o usa gafas para el sol bajo techo, escepto por moda imbécil o para llamar la atención.

Yo aprovecharía para pedirle al Director Ejecutivo de la Asociación de Bancos que prohíban que los cajeros chachareen entre ellos mientras hay una fila descomunal de clientes que esperan por ser atendidos, y que pongan conversaciones personales con clientes amigos, que retrasan su trabajo. O que haya empleados que le digan a un cliente que se queja de estas cosas: «Al banco no se viene con prisa.»

No, si le dan ganas a uno de, por lo menos, sacar un arma...

martes, 8 de febrero de 2011

Los [nuevos] miserables

El asunto del representante Luis Raúl Torres pone de manifiesto dos cuestiones preocupantes. La primera es la «cacería de brujas» que se ha desatado en nuestro país con la violencia doméstica. Puestas por delante su importancia y la necesidad de combatirla, me parece que estamos cayendo en una histeria colectiva al respecto; una persecución vengativa y eterna, a veces desproporcionada entre la falta y el castigo. Por lo que se sabe, lo de Torres ocurrió una sola vez hace 17 años, y ahora se pretende perseguirlo como a Jean Valjean.

Dicho eso, es cierto que el legislador debió, cuando menos, abstenerse de participar en la discusión del caso Farinacci, si es que no quería revelar ese asunto de su pasado. Asumir la defensa de otro legislador imputado de violenca doméstica, ocultando su tropezón con la ley, es una falta de sinceridad censurable. Si es cierto que alguien en los tribunales violó la confidencialidad del expediente, debe ser sancionado. Pero, eso no debe desviar la atención de lo más importante: la ocultación de Torres de un hecho que era pertinente a su motivación al defender a Farinacci. Independientemente de que se haya podido tener acceso al expediente judicial indebidamente, cualquier persona que recordara esos hechos pudo haber hecho la denuncia y puesto a Torres en la disyuntiva de aceptar o negar lo ocurrido.

lunes, 7 de febrero de 2011

Dándole tiempo al tiempo

Quizá me equivoco, pero advierto cierto «desgano» y parsimonia en la investigación contra el matrimonio Cordero-Martorell. Incluso, el lenguaje gestual de los agentes a cargo de la investigación y los voceros policiacos y del Ministerio Público no comunican mucho empeño. Llama la atención esta pasividad porque, desde hace varios años, aquí el sistema de justicia penal se ha llenado la boca hablando del compromiso con combatir el abuso sexual contra los menores. Por eso, resulta raro que a la Policía y a la Fiscalía no le haya interesado ni siquiera «entrevistar» a los padres y alegados implicados en este caso. Hoy se ha dicho que no hay intención de hacerlo hasta dentro de una o dos semanas. Es como si se les quisiera dar tiempo suficiente para preparar su defensa. Me parece significativo, además, que ciertos oficiales de la Policía hayan dicho que Cordero «está destruido» y que dice ser «inocente», convirtiéndose con ello en sus voceros y empezando a apelar al «ay bendito» de la comunidad.

Esta actitud desganada parece que es contagiosa. El otro día observé a la Procuradora de las Mujeres hablar con cierta «frialdad» sobre la denuncia de las jóvenes universitarias manoseadas por la Policía en sus intervenciones en la huelga. Entendiendo que debe proyectar ecuanimidad, me dio la impresión de que rogaba para que le «apartaran ese cáliz». Tengo mis dudas de que se produzca una acción suya por esos hechos.

El tiempo dirá.

domingo, 6 de febrero de 2011

Cagazón beisbolera

Cuando en la sección deportiva de la página electrónica del periódico leí el titular «Excremento en los asientos», en relación con la Serie del Caribe, como es costumbre en mí, pensé lo peor. Primero, supuse que, dada la duración extraordinaria de los juegos - esta madrugada, el de Puerto Rico y Venezuela terminó casi a las 3:00 - algunos fanáticos no habían podido aguantarse. Segundo, imaginé que, debido a lo competido y porfiado de las contiendas en el terreno de juego, la emoción en las gradas había producido ese resultado. Tercero, elucubré que, ante las muchas pifias por parte de la defensa de los equipos, los fanáticos habían reaccionado de esa manera. Cuarto, concluí que esa había sido la forma de protestar por el arbitraje desastroso en casi todos los juegos.

Mas, la explicación es mucho más pedestre y menos interesante. El excremento es de palomas, que parece que han invadido el estadio y los empleados de mantenimiento no pueden con ellas. De todas formas, creo que la cagazón de los asientos simboliza la cagazón de la Serie del Caribe en varios de los aspectos señalados.

sábado, 5 de febrero de 2011

No hay «espacio».

La solicitud de «espacio» para enfrentar la situación, por parte de la madre y la tía de la jovencita que le imputa a su padre un acto lascivo en su contra, luce acomodaticia y selectiva. La madre, aunque encargada de las noticias meteorológicas de un telediario, es parte de la prensa. La tía también lo fue. ¿Han estado ellas en desacuerdo todos estos años con la forma en que sus colegas, incluidos los compañeros de labores, han informado sobre casos similares o es ahora cuando descubren que las víctimas, los imputados y sus familias merecen ese «espacio»?

Este caso tiene prominencia particular porque se trata del Comisionado de la Policía Municpal de San Juan, ciudad capital. Y porque sabemos que, en situaciones como éstas, hay la probabilidad de que, incluso por consideraciones político partidistas, se manipule el caso. Por eso, entendiendo la incomodidad natural de las partes, no puede haber «espacios» especiales.

viernes, 4 de febrero de 2011

Problemas en «la casa de la justicia»

Debe haber razones de mucho peso para que la Rama Judicial le haya adjudicado la subasta para el Centro Judicial de Aibonito a un postor cuya propuesta es $66 millones más cara que la que llegó en segundo lugar. Quizá el hecho de que dicho postor fue el «casero» de la Oficina de Administración de los Tribunales durante muchos años haya pesado en el ánimo institucional en este aspecto. Habrá que esperar por la contestación de la Rama a las dos demandas presentadas en su contra por dos de los postores que no fueron agraciados. Porque, por ahora, la Directora Admnistrativa de los Tribunales se ha limitado a decir que en esto de las subastas hay algo de «apreciación» - a lo mejor ha querido decir de «aprecio» - y que no todo es cuestión de matemática.

Puede ser, pero, parece que hay otras cosas de por medio. Por ejemplo, luce extraño que se escogiera una ubicación relativamente pequeña en el centro del pueblo, en vez de una tres veces mayor, en su periferia, con la posibilidad de permitir futuras ampliaciones. Hay. además, alegaciones de que la propuesta favorecida no atiende adecuadamente asuntos de seguridad, aire acondicionado y otros elementos de las instalaciones. En fin, prima facie, parece haber algo que no está muy claro en esta adjudicación, pero hay que esperar por el desarrollo de este caso para ver si la impugnación de la subasta tiene méritos.

jueves, 3 de febrero de 2011

Errores a granel

Lo ocurrido anoche en la jornada inaugural de la Serie del Caribe fue un monumental desacierto. En primer lugar, ¿por qué se celebraron los actos inaugurales luego del primer juego? ¿Acaso ese juego no era parte de la Serie? Peor fue, por supuesto, el acto protocolario; su contenido y, sobre todo, duración. Claro que, normalmente, el primer juego no debió durar 15 entradas, pero, precisamente por ello, los organizadores de la Serie debieron abreviar la ceremonia, para evitar que el segundo juego comenzara a las 10:45 p.m de un día laborable seguido de otro que tampoco es feriado o libre.

Tenemos que ser prácticos y flexibles. Independientemente de lo que se haya planificado y los arreglos que se hayan hecho, si ocurre algo que trastoca significativamente el programa, hay que ajustar los desfiles, los discursos y las participaciones artísticas de manera correspondiente, para evitar martirizar al público, alargando la velada innecesariamente y, de paso, haciendo el ridículo internacional.

Y, encima de todo, perdimos el juego por errores...

miércoles, 2 de febrero de 2011

Coma «en español».

Dejando a un lado la justificación de los viajes y las cenas del anterior Procurador del Ciudadano, creo que podría haber algo de injusticia en la valoración del gasto a base de algunos platos que se presentan como prueba de derroche. Me parece que el anterior Contralor - que siempre quiso parecer «más papista que el Papa» - se dejó impresionar por los nombres en francés de esos platos y les adjudica una finura que no necesariamente tienen. Porque, ¿qué es el filet de boeuf, sino un filete de res? ¿Acaso pretendemos que nuestros funcionarios de cierta categoría coman carne dura y mala? ¿Y qué me dicen del fondue fromage, que no es otra cosa que queso derretido o fundido? No se va a Ginebra, Suiza sin probar el queso suizo de esta forma. Por otro lado una bouillabaisse en Holanda es, realmente, una sopita de pescado acá en Puerto Rico. En fin, que el pobre hombre no estaba comiendo nada del otro mundo en el otro lado del mundo, como para que se hagan tantos aspavientos.

Mi consejo a la actual incumbente, a quien se ve que le gusta comer: traduzca al español puertorriqueño los platos consumidos en el extranjero, y así se evitará cuestionamientos como éstos...

martes, 1 de febrero de 2011

Partidismo pernicioso

No se dice cuál es el mal que aqueja a la Rectora del Recinto de Utuado de la Universidad de Puerto Rico, que la obliga a renunciar «por motivos de salud» tan solo cuatro meses después de entrar en funciones. Se le desea salud, por supuesto. Pero, es evidente que ella padece de otro mal, el del partidismo político, pues hace poco se ha denunciado que en un mensaje electrónico ella identificaba a unos funcionarios universitarios a base de sus preferencias políticas. Quizá es que soy demasiado «malpensado», pero me parece que ése puede ser el verdadero motivo de su renuncia prematura.

Muchos en nuestro país padecen de casos muy agudos del mal del partidismo, que tiene como síntomas el favoritismo y la corrupción. Es una condición en extremo contagiosa, que debemos combatir en esta sociedad  enferma de tantos otros males. Hacen falta más renuncias por motivos de salud de nuestro cuerpo social.