domingo, 18 de enero de 2015

Otra «pedrada» bien intencionada

Como si no fuera suficiente lo que publiqué en este espacio el martes pasado, ahora hay que añadir que una ley de 23 de diciembre pasado le impone al Departamento de Educación, con la colaboración de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, la obligación de poner en ejecución una campaña continua con unas orientaciones muy abarcadoras sobre el problema de la violencia en el noviazgo, asunto que, ciertamente, es preocupante, pues es parte de la raíz de la violencia doméstica. Lo que ocurre es que no se trata de una charla aquí o allá, o unos consejos que un maestro pueda dar sobre este asunto, sino algo muy ambicioso y, por tanto, abocado a la inoperancia, por falta de tiempo.

Juzgue el lector. La ley dispone: «Esta campaña debe incluir estrategias para promover relaciones sanas entre adolescentes y de pareja sin violencia, discutiendo también los temas de control y poder en las relaciones, desigualdades y estereotipos de género, habilidades de comunicación, recursos disponibles a los jóvenes afectados por la violencia en las relaciones, así como cualquier otro aspecto necesario para capacitar a los jóvenes en la identificación de maltrato físico, psicológico y emocional en el comportamiento de la pareja que puedan significar el inicio de un control exagerado y violencia».

Sigo preguntando: ¿Cuándo es que se va a hacer todo esto, y lo demás consignado el martes, en el calendario escolar? ¿Dónde está esa escuela capaz de hacerlo? Quizá haya que establecer unas escuelas especiales para tratar todos estos problemas exclusivamente, porque las que tenemos apenas pueden enseñar español, ciencia y matemática...

No hay comentarios: