martes, 6 de enero de 2015

«Las Gladiolas» marchitas

Entrando al quinto año de haberse demolido el residencial público «Las Gladiolas» los antiguos moradores todavía esperan por el prometido regreso al lugar en un proyecto nuevo. Mal que bien, aquello era una comunidad, y la salida forzosa se quiso atenuar con el compromiso de recomponerla en mejores condiciones. La tardanza en ello se ha justificado no muy claramente, a base de falta de fondos y otras alegaciones de índole burocrática. Pero, a mí me huele a otra cosa.

El solar donde ubicaba «Las Gladiolas» está en el mismo corazón de Hato Rey, contiguo a la «Milla de Oro», centro financiero del país. Una propiedad así tiene que ser objeto de la codicia de muchos, que ven como un desperdicio dedicarla a alojar a un montón de gente pobre y prieta. En todo este tiempo, debe haber habido mucha presión de inversionistas y desarrolladores para que se cambien los planes originales, y se dedique esa localización a algo mucho más productivo y rentable que tener a esos pobres en vitrina, tan cerca de la imagen de prosperidad y opulencia de la que nos gusta presumir falsamente.

Veremos lo que trae el nuevo año en este caso.

No hay comentarios: