jueves, 15 de enero de 2015

El Gobernador queda retratado

El reversazo súbito del Gobernador en el asunto de las fotomultas es una muestra más de su inmadurez personal y política. Defender el proyecto hasta el lunes de esta semana -- incluso de una forma altanera -- para dos días después ordenar que se cancele el contrato con la empresa privada que administra ese servicio demuestra que el hombre que nos «gobierna» no sabe lo que está haciendo. Sus decisiones son improvisadas, carentes de análisis y ponderación en grado sumo. Se trata de reacciones sin fundamento; opiniones sin peso, puntos de vista cambiantes, no por convencimiento, sino por consideraciones ajenas al buen gobierno.

Tan recientemente como el lunes pasado, ya era evidente que el sistema de fotomultas es insostenible; sobre todo, como se ha implantado. El Gobernador debió aceptar esa realidad hace tiempo. El cambio dos días después, aunque correcto, lo deja muy mal parado, por haberse aferrado a un error, para tan súbitamente tener que reconocerlo y enmendarlo.

Una pena que el país no pueda hacer lo mismo con su elección en el 2012.

No hay comentarios: