jueves, 1 de enero de 2015

¡Agrándenles ese combo!

Cual coro griego de agoreros, funcionarios y gente prominente del sector privado anuncian el apocalipsis económico, si se aumenta el salario mínimo de los empleados. Es una cantilena bien orquestada y ensayada: se cae el mundo, si se le aumenta una peseta la hora a todos esos que nos sirven las hamburguesas con papitas y refresco. Para esos no hay «combo agrandado» en lo salarial. Dicho finamente: que se jodan trabajando por un mísero sueldo, para que la clase gerencial y patronal se dé «la buena vida».

A ese coro desgraciado prestan sus voces algunos economistas a sueldo de los grandes intereses, quienes advierten que el aumento será funesto para la economía. Nunca explican cómo es que manteniendo sueldos de hambre se puede aumentar la demanda interna por bienes y servicios, factor fundamental de la actividad económica, pues, a menor poder adquisitivo y nivel de ingreso disponible para gastar, menor será esa demanda.

Por lo menos, eso aprendí en mis estudios de Ciencias Económicas...

No hay comentarios: