jueves, 29 de enero de 2015

Barranca abajo

Espero que en el afán de complacer a los ciclistas y los corredores con el llamado Paseo Lineal en Puerta de Tierra no se sigan perjudicando ciertos elementos del entorno natural. Por lo pronto, las palmas del litoral han sucumbido, y ahora hay el temor fundado de que yacimientos arqueológicos se vean sepultados por el cemento. Todo esto en la «Ciudad Patria», cognomento acuñado por la alcaldesa para pescar el voto de independentistas ilusos y otros «tontos útiles».

Creo que, con el paso del tiempo, muchos de los que votaron por Carmen Yulín se van desilusionando con un proceder que tiene demasiado de efectismo y golpes publicitarios; de lemas simpáticos, pero poca sustancia, dentro de una faena de incesante protagonismo en asuntos banales.

Ojalá no haya que lamentar el agravamiento de la erosión o la pérdida de patrimonio arqueológico por este nuevo embeleco de la alcaldesa, quien, a pesar de su cacareada democracia participativa y gobernanza, se muestra veleidosa en sus decisiones desatinadas.

No hay comentarios: