miércoles, 12 de marzo de 2014

¿Y el profesor, dónde está?

Lo Oficina del Contralor ha descubierto el Caribe en el siglo XXI, al denunciar que en la Universidad de Puerto Rico no se ejerce un control estricto sobre la asistencia -- y podrían añadir la puntualidad -- de los profesores. Esto ha sido uso y costumbre toda la vida. Si existiera esa supervisión, habría que despedir a una buena parte del claustro. Estudié en el Recinto Universitario de Mayagüez de 1968 a 1972 y en el de Río Piedras, de 1972 a 1975, y sé de lo que hablo. Siempre ha habido un abuso de la «libertad de cátedra» en este y en otros aspectos. A los profesores no se les pide cuenta; van cuando les da la gana, y llegan tarde y se van temprano a su antojo.

Como me dijo un compañero en la Escuela de Derecho hace muchos años: «Alberto, aquí tenemos que aprender a pesar de los profesores».

No hay comentarios: