jueves, 13 de marzo de 2014

Una casa de la justicia deshabitada

¿Para qué «inaugurar» una instalación gubernamental que no se puede usar porque es objeto de dos impugnaciones a subastas relacionadas con su funcionamiento? Es lo que ha ocurrido con el nuevo Centro Judicial de Caguas. Puede entenderse que el saliente Juez Presidente del Tribunal Supremo quiera que esto figure como parte de su «legado», pero la ceremonia lo único que logra es puntualizar el lío que impide que el flamante edificio sea usado de forma inmediata.

Hubiera sido preferible resolver el problema legal primero, y dejar el «debut en sociedad» para después...

No hay comentarios: