jueves, 27 de marzo de 2014

Decía ayer...

Hoy se publica una noticia que, en gran medida, no lo es. El gobierno de Estados Unidos obliga al nuestro a adoptar unos criterios para evaluar las escuelas, los estudiantes y los maestros. Poco importa lo que nos parezca a los puertorriqueños o las ideas propias que podamos tener para mejorar la educación pública. Lo que cuenta y vale es lo dispongan los americanos pensado para su realidad, que aquí pueda ser o no ser aplicable o conveniente. Es una prueba más de la poquísima autonomía que se tiene en el país para atender hasta el más local de los asuntos. Los funcionarios puertorriqueños son, realmente, mandaderos glorificados, que se limitan a ejecutar las directrices u órdenes de los burócratas federales.

A eso se le llama el Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

No hay comentarios: