sábado, 15 de marzo de 2014

El blanqueamiento boricua

El estudio que se publica sobre el racismo en nuestro país confirma lo que sabemos pero callamos. Hace varias décadas que Puerto Rico decidió blanquearse, en más de un sentido. La gente evade aceptarse como negra o mulata, aunque esa es la realidad poblacional preponderante. Unido a ello está el otro blanqueamiento: el social. El puertorriqueño reniega de su pasado de sociedad eminentemente agrícola y jíbara porque lo asocia con atraso y pobreza. Quiere ser «americano», nacionalidad que se le figura mayoritariamente blanca y superior; por eso, suprime o relega todo aquello que le recuerde lo anterior a 1898, fecha que toma como punto de partida para la civilización y el progreso en todos los órdenes.

Entre esos dos intentos patéticos de blanqueamiento discurre nuestra vida de pueblo acomplejado.

No hay comentarios: