domingo, 23 de marzo de 2014

Piedras en el camino

Vuelve el tema del papel que debe desempeñar el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico en la vida del centro de Río Piedras, área deprimida durante décadas. Años de compromisos, promesas y proyectos inacabados son el trasfondo de este nuevo llamado a que parte del saber universitario se convierta en el hacer cotidiano para el rescate eficaz del vecindario. Resulta muy difícil explicar la incapacidad de la institución para prestar ese auxilio. No puede echarse la culpa a una administración particular, ni universitaria ni política, pues en los dos ámbitos se han producido múltiples cambios. Parecería que hay una «maldición» que impide que las buenas voluntades de parte y parte concreten un mayor protagonismo de la UPR en su entorno citadino. Hace cerca de veinte años, en gestiones profesionales, vi muy de cerca los esfuerzos de aquella época. Lamentablemente, no fructificaron.

Quiero ser optimista ahora, pero me cuesta serlo.

No hay comentarios: