domingo, 16 de marzo de 2014

Tarea impostergable

Se publica que atender la salud mental de los confinados resulta «oneroso» para el Estado. Lo que es apremiante es atender la salud mental de la sociedad en general, pues esos presos son parte de ella. La realidad es que tenemos un problema mayúsculo de salud mental que desemboca trágicamente en agresiones, homicidios y otros delitos violentos, así como en suicidios y otras conductas lesivas al bienestar y la seguridad propias. Desde hace décadas, se ha señalado que es la salud mental el renglón principal de nuestros problemas de salud, pero las enfermedades físicas -- cáncer, cardiacas, diabetes -- han acaparado la atención oficial, en desmedro de las condiciones mentales.

Resulta evidente que es imperativo ocuparse de la salud mental prioritariamente, para reducir las adicciones al alcohol y las drogas, y las conductas que producen el alto nivel de violencia que padecemos en ámbitos como el de los malos tratos de pareja y familiares, amén de los abusos físicos y sexuales contra los menores  El Estado y la sociedad en general no pueden escatimar en recursos para atender esta tarea impostergable.

No hay comentarios: