viernes, 28 de marzo de 2014

Dos muestras de coloniaje

Dos noticias, un mismo origen. Se publica que la Autoridad de Energía Eléctrica, en medio de la vorágine que atraviesa, no va a poder cumplir con la fecha límite que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos ha impuesto para que las emisiones al aire estén dentro de los parámetros conocidos como MATS, sobre los niveles de mercurio y otras sustancias tóxicas. Independientemente de las bondades de esos criterios  ambientales, importa destacar la subordinación de nuestro sistema energético a los dictámenes del gobierno de Estados Unidos. En momentos en que se discute a brazo partido lo que ha de hacerse para reformar la AEE, una noticia como ésta demuestra lo poco que mandamos al respecto y lo contingente de cualquier cambio o decisión que se tome.

La otra noticia es aun más lastimosa, por lo reveladora de la sumisión que vivimos. A 38 años del asesinato político de Santiago Mari Pesquera y a punto de cumplirse 35 años del de Carlos Muñiz Varela, el Gobierno de Puerto Rico se halla impotente ante sus amos del Norte, quienes se niegan a decir la verdad. De nada han valido las súplicas de nuestros funcionarios, que dócilmente han aceptado la vil burla de los federales para que no se esclarezcan estos dos crímenes.  Cada cierto tiempo se anuncia una que otra gestión tímida de un nuevo gobierno, pero no pasa de ahí. Y es que la complicidad federal en ambos casos les impide decir la verdad, y aquí no hay el valor de denunciarlo públicamente desde la esfera oficial.

No hay comentarios: