sábado, 22 de marzo de 2014

De arroz y de masas

Nos quejamos porque tenemos que pagar el arroz de California más caro, debido a la prolongada sequía en ese estado. Bueno que nos pase, por haber abandonado hace varias décadas la siembra de arroz impulsada por el Partido Independentista Puertorriqueño. Se dieron veinte mil razones para ello, pero mataron el proyecto para complacer los intereses arroceros americanos y los de los importadores del grano aquí.  El fomento de la dependencia extrema de Estados Unidos, hasta en lo que comemos, nos ha colocado en esta situación. Ahora, el partido de gobierno ha comenzado a tratar de remediar en algo aquel desacierto. Se redescubre la agricultura tardíamente, luego de enterrarla bajo el pesado cemento del modelo de «desarrollo» moscosiano y muñocista.

Irónicamente, el partido de «Pan, Tierra y Libertad», tras negarnos la libertad y entregar la tierra al extraño, nos tiene comiendo pan ajeno y caro.