martes, 25 de marzo de 2014

Un "fly al pitcher"

Condenar a Pablo Casellas por mentirle a las autoridades federales alegando falsamente que había sido víctima de un carjacking debe ser un «bombo al cuadro», en el argot beisbolero. El hombre ya ha sido condenado por un tribunal puertorriqueño por asesinar a su esposa. Lo del alegado atraco vehicular y robo de armas fue claramente un subterfugio ineptamente ejecutado por Casellas para crear un «victimario» del crimen que planificaba. Es evidente que el asalto no ocurrió; la mejor prueba es que una de las armas alegadamente robadas apareció en casa de Casellas y la otra, de la cual se deshizo, fue usada para cometer el crimen.

Si el FBI y la Fiscalía Federal no pueden lograr una condena en este caso, habría que «meterlos presos» por incompetentes.

No hay comentarios: