lunes, 23 de febrero de 2015

Una locura

He aquí otra prueba de que la subordinación política y cultural de Puerto Rico a Estados Unidos tiene consecuencias prácticas en todos los órdenes de nuestra vida colectiva. Se denuncia que el examen de reválida para ejercer como psicólogo en nuestro país resulta inapropiado en grado sumo, al punto de que, en el más reciente, solamente una persona lo aprobó. Ello contrasta marcadamente con un promedio de 45% de aprobados anteriormente.

¿ Por qué ha habido un cambio tan dramático? La noticia nos lo revela: «La Ley 281 de 2012 obligó a que se adoptara una traducción del Examen de Práctica Profesional  de la Psicología que se usa en Estados Unidos».  Probablemente, la traducción debe ser muy mala, y la aplicabilidad a nuestra realidad, cuestionable.

Pero, con espantosa docilidad, en nuestro país las universidades, los colegios profesionales y las clases profesionales en general aceptan someterse a los criterios ajenos en los estudios y en el ejercicio profesional.

Así de sumisos y mediocres somos.

No hay comentarios: