domingo, 1 de febrero de 2015

Tardanza inexcusable

Que todavía 35% de nuestros médicos no hayan implantado el expediente electrónico acusa una dejadez rayana en «negligencia profesional». No exagero. La norma sobre responsabilidad profesional en la medicina es la atención o cuido cónsono con el estado del conocimiento científico y los medios materiales disponibles al momento. No admite discusión seria que el expediente electrónico es ya una herramienta que posibilita el mejor ejercicio de la medicina, en beneficio del paciente. Continuar retrasando su plena implantación es contrario a los mejores intereses de la salud privada y pública, en el plano individual y en el colectivo.

Me parece un error hacer un énfasis desmedido en el asunto de la facturación. Aunque ello es ciertamente importante, no es ni debe ser lo fundamental en esta cuestión. Independientemente de las dificultades o imposibilidad en la facturación en ausencia de la codificación que es parte del sistema informático del expediente electrónico, lo esencial es el efecto positivo que ha de tener en el cuido médico, algo que ningún médico debe pasar por alto.

No hay comentarios: