jueves, 5 de febrero de 2015

Autocracia municipal

La oposición de los alcaldes al Plan de Uso de Terrenos me hace pensar que el Plan no debe ser del todo malo. Los alcaldes reclaman prioridad para sus Planes de Ordenación (sic) Territorial, pero, con los antecedentes de sus ejecutorias, hay que desconfiar de los criterios municipales en estos asuntos. La autonomía municipal parece cosa muy buena, y lo sería, si los alcaldes y las legislaturas municipales sirvieran para algo. Pero, la realidad es que, de los 78 gobiernos municipales, no llegan a la docena los que merezcan ese título ni la confianza del pueblo para dirigir su destino.

Lo que ocurre es que estos reyezuelos quieren mano libre para hacer y deshacer en sus comarcas, con proyectos absurdos y faraónicos; muchas veces para favorecer intereses particulares con los que están en contubernio. Por eso, rechazan cualquier cortapisa o limitación a su capacidad de obrar, fingiendo que lo hacen para defender el principio democrático de la autonomía municipal o regional.