sábado, 28 de febrero de 2015

El derecho a respirar

La barahúnda acerca del IVA ha relegado a un segundo lugar ciertos asuntos que ameritan mayor atención. La disposición de las cenizas de la propuesta incineración de desperdicios sólidos es cuestión urgente, sobre todo para las comunidades directamente afectadas por lo que se decida. El IVA de 16% poco importa, si no se puede respirar aire razonablemente limpio, en un país en el que ya hay altísimas tasas de contaminación ambiental y enfermedades respiratorias.

Afortunadamente, la militancia cívica, que ya ha dado resultados positivos atajando otros despropósitos de los gobiernos que hemos padecido durante décadas, está en pie de lucha en todos los frentes, dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias para reivindicar el más elemental de los derechos humanos: respirar aire limpio.

Este gobierno, que ya ha tenido que recular en algo en la imposición de un IVA abusivo en nuestras condiciones particulares, tendrá que continuar respondiendo a un pueblo indignado que busca, literalmente, un respiro.

No hay comentarios: