martes, 10 de febrero de 2015

Cabildero encubierto

De lo que ha surgido de la prueba desfilada en el tribunal contra el exvicepresidente de la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica en el gobierno anterior resulta claro que él actuaba más como cabildero de una empresa privada de energía renovable que como funcionario. No es creíble que las gestiones realizadas y el apremio con el que las llevaba a cabo solo respondían a su encomienda de instrumentar la política pública oficial. Es evidente que su celo en ese asunto rebasaba el de velar por el interés público, y rayaba en comportarse como un representante de la empresa.

Lo declarado al respecto revela una intervención parcializada sin pudor, impropia de una persona con deberes fiduciarios con relación al interés público.

1 comentario:

JAIME RIERA-SEIVANE dijo...

Una pena que no traten con el mismo "rigor" las recaudaciones de fondos para las campañas políticas de los candidatos.