miércoles, 11 de febrero de 2015

Trampa de marca mayor

El afán de ganar a toda costa -- que tiene en Estados Unidos su máxima expresión -- acaba de producir otra embarazosa situación en el deporte infantil. El equipo de Chicago de Pequeñas Ligas de beisbol que ganó el campeonato de Estados Unidos lo hizo fraudulentamente, pues usó jugadores de fuera de su jurisdicción, práctica prohibida en dicho deporte. Los muchachitos -- todos negros --  estuvieron en la Casa Blanca, y conocieron a Obama y su esposa, quienes destacaron su triunfo, como suele ocurrir en Estados Unidos, sobre todo para «probar» que los negros también pueden ganar y estimularlos para que se «superen».

Este episodio es una muestra más de que el deporte no es una panacea para los males que aquejan a los seres humanos. Es solo una oportunidad más para que la fallida condición humana se manifieste de una forma muy fea y pública. Obviamente, en este caso se pusieron de acuerdo varios adultos y menores de edad para perpetrar el engaño que ahora se ha descubierto.

Será un equipo de Pequeñas Ligas, pero actuó como uno de Grandes Ligas de las trampas.

No hay comentarios: