martes, 9 de junio de 2015

Un fraude permanente

La prensa informa que el gobierno de Estados Unidos considera acusar de fraude a General Motors, por haber puesto en circulación, a sabiendas, vehículos con un grave problema que, andando el tiempo, ha causado la muerte de alrededor de 100 personas, aunque se sospecha que pueden ser más. GM tampoco le avisó del defecto a los dueños, ni procuró repararlo. En otras palabras, jugó a la ruleta rusa con sus vidas y las de otras personas en las vías públicas.

Se habla de lograr una transacción por unos $1,000 millones. Y ahí está el problema. Mientras las cosas se arreglen con dinero, seguirán iguales. Hasta que se metan presos por muchos años a quienes conspiraron para ocultar el defecto, estas cosas seguirán ocurriendo, pues mil millones de dólares es the cost of doing business, y no le hace mella a la empresa.

No es que General Motors ha cometido fraude en este caso; es que esa empresa es un fraude hace décadas.

No hay comentarios: