martes, 16 de junio de 2015

¡Elemental, mi querida Sila!

El PPD no pega una. Ni el de ahora, ni el de hace unos años. De sostenerse -- es de esperar que el gobierno apele el fallo -- el dictamen del tribunal en el caso de las comunidades especiales en Guaynabo, se trata de un error elemental de derecho y administración pública. Porque eso de no notificarle ni darle participación al alcalde en el programa que declaraba «comunidades especiales» a ciertos sectores de su municipio es un error garrafal, que ahora, siete años después, ha dado lugar a la anulación de todo ese proceso.

Y es que, seguramente, esa actitud imbécil, infantil y mezquina de nuestra política, que toma al adversario político como enemigo a muerte con quien no se puede tener ninguna consideración, fue lo que propició este desacierto. Se quiere gobernar solo con los del partido en el poder, y ello lleva a ignorar a los funcionarios del partido opositor, aun cuando, como en este caso, la ley exija su participación.

Por burradas como esta se ha hundido el país. Y luego se quieren lavar la cara con proyectos de rescate social desde el sector privado...

No hay comentarios: