sábado, 20 de junio de 2015

Su Majestad, Melba I

Todos los gobiernos puertorriqueños cometen el mismo error: elevan a la categoría de «ministro plenipotenciario» a una persona, con el consabido fracaso cuando no puede mantener tantas bolas en el aire. Hace muchos años fue Juan Agosto Alicea, apodado el «Supersecretario», pues no se movía un papel en el Gobierno de Puerto Rico sin su visto bueno.

Ahora, con  esa particular preferencia por los CPAs -- a quienes se les adjudican omnisciencia y nobleza de espíritu -- la Superfuncionaria de turno es Melba Acosta Febo, a quien se le ha concedido omnipotencia fiscal en el Gobierno de Puerto Rico. Ante la incapacidad manifiesta del Gobernador, Acosta es la que reparte el poco bacalao que hay.

El país espera por su milagro de los panes y los peces...

No hay comentarios: