viernes, 5 de junio de 2015

El último aleteo del anticastrismo

Los buscones que han hecho del anticastrismo su modus vivendi no cejan en su empeño de obstaculizar la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Lógico: se les cae el quiosco. Con sus aliados en el Congreso federal, no duermen, maquinando todas las formas posibles de descarrilar este proceso.

Pero, ya no hay marcha atrás. Con cada día que pasa, el intercambio entre los dos países es mayor, y ya la gente no va a tolerar ese apartamiento absurdo. Cuba tiene mucho que ofrecer al mundo, y los americanos ya no están dispuestos a quedarse fuera para complacer a un grupo cada vez más reducido de resentidos que quiere tener eternamente el poder de vetar las relaciones con Cuba. ¿Para qué conformarse con Little Havana, si pueden ver the real thing?

Mientras tanto, a Fidel no le da la gana de morirse, para el fastidio de sus enemigos.

No hay comentarios: