lunes, 1 de junio de 2015

El último correazo

Se publica -- en son de crítica -- que Oscar de la Renta solo le dejó $26 millones a su hijo adoptivo. El resto de su fortuna pasa a manos de su viuda y a los hijos de ella de un matrimonio anterior. También se señala que el hijo adoptivo había caído en desgracia con De la Renta, por una alegada desavenencia entre ellos acerca de la ambición del hijo de entrar al campo profesional de su padre y otras malascrianzas.

Parece poco, considerando una fortuna estimada entre $200 y $300 millones. Pero, malas lenguas dicen que el muchacho -- que ahora tiene 30 años -- ha sido algo díscolo y, al final, Oscar valoró más su relación de 25 años con su esposa que la establecida con el infante que sacó de la basura con horas de nacido. No solo eso, sino que le puso la tranquilla de prohibirle impugnar el testamento, so pena de quedarse sin nada.

¡A llorar pa' maternidad!

No hay comentarios: