sábado, 6 de junio de 2015

Lo peor de este mundo

Los colmillús criollos están que trinan contra los de Estados Unidos, que los desplazan o les comen parte importante de sus ganancias. Los importadores y mercaderes de alimentos cantan ahora el lamento borincano ante la competencia desleal de las megacadenas. Piden que el gobierno instrumente una política pública a favor de las empresas puertorriqueñas.

Una pregunta: ¿Cuántos de ellos apoyan el sistema actual de «lo mejor de los dos mundos» o aspiran a que Puerto Rico sea un estado de Estados Unidos? Porque alguien debería explicarles que, mientras esto sea una colonia de ese país o si se convirtiera en estado, va a aplicar la Cláusula de Comercio Interestatal de la Constitución federal, en virtud de la cual no se pueden aprobar leyes ni instrumentar prácticas proteccionistas que interfieran con ese comercio entre los estados. La razón es sencilla: Estados Unidos es un solo país, y no puede haber unas regiones discriminando contra otras.

En ese enredo está Puerto Rico desde 1898; pertenecemos a, pero no somos parte de, ese país, excepto para lo que les conviene a los americanos, entre otras cosas, la explotación económica de nuestro país. Así que todo ese pataleo de los señores de la burguesía criolla está demás. De la única manera en que pueden proteger sus intereses comerciales frente a los del extranjero es apoyando nuestra independencia nacional.

No hay comentarios: