jueves, 19 de marzo de 2015

Oportunismo a dos bandas

En la controversia acerca del matrimonio homosexual hay algún oportunismo de ambos lados. Ciertas personas lo favorecen, no porque crean en la justicia del reclamo, sino porque quieren congraciarse con ese sector poblacional buscando apoyo electoral. Otros se oponen por esa misma razón, es decir,  porque andan detrás del apoyo de quienes, casi siempre por razones religiosas, rechazan el matrimonio de personas del mismo sexo. En uno y otro caso hay cálculo, dejando a un lado los méritos de la cuestión.

En nuestro caso, algunos de los que se oponen tienen la salida perfecta. Si el Tribunal Supremo de Estados Unidos avala estos matrimonios, ellos no quedan mal ante las personas con las que buscaron congraciarse, pues  el asunto no estaba en sus manos, y hay que acatar ese dictamen. Si el resultado fuera contrario -- algo que luce improbable en este momento -- aquí paz y en el Cielo gloria.

No hay comentarios: