miércoles, 18 de marzo de 2015

Lo que no es de César

No puedo dejar pasar la comparecencia de César Miranda, nuestro Secretario de Justicia, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en la cual hizo el papel triste de tener que admitir la impotencia de nuestro gobierno ante las decisiones de última instancia de Estados Unidos. El pobre hombre, en el ocaso de su vida, ha tenido que pasar por este bochorno en una audiencia de naturaleza continental. Si había alguien en este hemisferio que no tenía clara la naturaleza de la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos, ya no puede tener duda alguna.

Hubo una época en la que Muñoz Marín y sus acólitos iban a Wahington a decir una cosa, y regresaban a San Juan a decir otra. Ese doble discurso se acabó hace tiempo. Ahora todos lo sabemos todo, y las mentiras son cada día más difíciles de sostener. Los funcionarios puertorriqueños quedan retratados en toda su inocuidad, tutelados como menores de edad o incapaces, pese a sus títulos rimbombantes.

No hay comentarios: