miércoles, 30 de septiembre de 2015

Muchas manos sucias

Del adelanto periodístico del informe de la Comisión de Derechos Civiles sobre la corrupción surge claramente que el problema está principalmente en el sector privado, bien sea en el caso de individuos o de corporaciones, empresas o negocios. En otras palabras, es la misma gente que se queja de la corrupción la que participa de ella. Basten tres ejemplos.

Primero, miles de comerciantes cobran el IVU y no lo remiten a Hacienda, o sea, se lo echan al bolsillo. Segundo, miles de personas aprovechan beneficios y subsidios gubernamentales sin ser elegibles para ello. Tercero, la evasión contributiva corporativa. Véase que en ello no hay participación de funcionarios; son los ciudadanos comunes y corrientes y los empresarios tramposos los principales protagonistas de la corrupción. Por supuesto, ello no niega la corrupción en las esferas gubernamentales, pero hay que poner esto en su justa perspectiva, para adjudicar responsabilidades y acabar con la hipocresía ciudadana al respecto.

No hay comentarios: