sábado, 12 de septiembre de 2015

Llegó el cambio

 La cobardía moral siempre tiene malas consecuencias. Cuando surgió la controversia por las primeras declaraciones xenofóbicas de Donald Trump, los tenedores de la franquicia puertorriqueña del concurso Miss Universe, para no tomar la decisión moralmente correcta, se escudaron en unos anticipados «cambios» que ocurrirían en la empresa matriz. Lo que estaba implícito era que a Trump lo iban a sacar del negocio del concurso y que, por lo tanto, el asunto se resolvería solo.

Pues, el cambio se ha dado. Pero, como sabe todo el mundo, Trump compró las demás participaciones, y ahora es el dueño absoluto del concurso. Mientras tanto, ha continuado ofendiendo a diestra y siniestra, incluso a mujeres.

Los pobres empresarios puertorriqueños se han quedado sin el cambio esperado. Pero, seguirán con su negocio, pues, desde el principio, demostraron que no tienen dignidad.

No hay comentarios: