viernes, 18 de septiembre de 2015

La Antilla Mayor

Mientras Estados Unidos anuncia mejoras adicionales en sus relaciones con Cuba -- algo muy positivo, por supuesto -- , su colonia en el Caribe continúa en espera de algún respiro dentro del marco económico y jurídico asfixiante que le ha impuesto. El gobierno americano parece un niño con juguete nuevo, con respecto a Cuba, y demuestra un desinterés en la situación de Puerto Rico, que tiene confundidos hasta a los anexionistas, quienes solo alcanzan a reclamar la anexión desesperadamente.

Evidentemente, los yanquis ven en la Cuba empobrecida -- en gran medida por el embargo que le impusieron -- la gran oportunidad de hacer negocio, vendiéndole bienes y servicios a granel. Aquel mercado, más grande y necesitado que el nuestro, les resulta más atractivo. Su colonia, aunque todavía rentable, se ha convertido en un problema mayor, y ya se han hartado de ella.

No hay comentarios: