jueves, 14 de agosto de 2014

Indiferencia criminal

En la vorágine de protestas por cuestiones económicas por parte de la clase obrera, muchas veces se pasan por alto otros señalamientos tan o más importantes que los reclamos de una remuneración más justa. En este sentido, deben atenderse las denuncias que hacen los trabajadores de la Autoridad de Energía Eléctrica de las prácticas gerenciales que ponen en peligro de muerte o grave daño corporal a los celadores de línea. Ciertamente, el poner en un trabajo tan delicado gente que no tienen las destrezas o la experiencia necesarias para desempeñarse de forma segura es una negligencia institucional que, además de dar lugar a tragedias que se pueden evitar, motivan reclamaciones millonarias por ese concepto.

El malestar que se pueda sentir con respecto a los obreros y trabajadores por su militancia sindical no debe traducirse en indiferencia hacia sus reclamos por unas condiciones de trabajo más saludables y seguras.

No hay comentarios: