viernes, 4 de julio de 2014

Para pensar

Siempre he sabido que pensar es difícil y trabajoso; lo que ignoraba es cuán terrible puede ser para algunos. Un estudio experimental llevado a cabo por la Universidad de Virginia demuestra que hay gente que no soporta estar a solas con sus pensamientos, y prefiere hasta recibir descargas eléctricas en vez.

Vivimos en una cultura -- ya global -- en la que la gente tiene que estar «conectada» con otros continuamente o distraída con actividades o juegos. Todo ello deja muy poco tiempo, si alguno, para la introspección, meditación o reflexión. La mediocridad intelectual y la deshumanización que se observan en general son productos de la superficialidad con la que se vive, por la falta de la disciplina mental que proporciona el pensamiento profundo y sistemático que solo brinda la quietud en soledad.

No hay comentarios: