miércoles, 30 de julio de 2014

Demencia portoricensis

La colonia es no solo un estado de cosas jurídico y político, sino de confusión emocional y mental. Se aprueba una ley para consolidar la celebración de los natalicios de próceres puertorriqueños, y se les junta de una forma absurda y hasta ofensiva. Porque eso de poner a Hostos y De Diego -- paladines de nuestra independencia -- junto a Muñoz Rivera -- veleta ideológica -- y Barbosa, anexionista, es una burla al legado y la memoria de los primeros dos. Distancia y categoría. Ofende la sensibilidad patriótica que se pongan juntos a quienes lucharon por la libertad y quienes enarbolaron la bandera del posibilismo acomodaticio y la subordinación. Si a eso le añadimos que se ha seleccionado la misma fecha que la de la celebración de presidentes de Estados Unidos, el poder metropolítico, la burla es aun mayor.

Fanon tenía razón: el coloniaje es un problema psiquiátrico.

No hay comentarios: