miércoles, 16 de julio de 2014

Cuentas nada claras

El Informe de la Oficina del Contralor sobre las cuentas de menores en el Centro Judicial de San Juan revela una situación escandalosa. El descuido -- llamémoslo así -- es mucho y por mucho tiempo. Esta es otra vertiente de que "justicia tardía no es justicia». El funcionamiento administrativo y gerencial de los tribunales es tan importante como el puramente adjudicativo, que es el más visible. Evidentemente, las auditorías internas, fiscales y operacionales, -- presumimos que las ha habido todos estos años -- no han sido eficaces en detectar la situación que ahora se denuncia. Tanto decir que la manutención de los menores es importantísima, y ahora descubrimos la displicencia con el que se manejan esas cuentas en el principal centro judicial del país.

Si se reclama con tanta fuerza la «independencia judicial», y se respinga ante cualquier intento de que se rindan cuentas, como si fuera una «intromisión indebida» de los otros poderes públicos, entonces más vale que se tenga la casa de la justicia en orden.

Aquí tiene que haber consecuencias para las personas que intervinieron en este asunto. Personal de la Unidad de Cuentas y supervisores a través de la línea de mando hasta arriba...

No hay comentarios: