miércoles, 18 de junio de 2014

Pocavergüenza presupuestaria

En el zafarrancho en el que se ha convertido el ajuste presupuestario gubernamental en Puerto Rico sobresale la reducción de $1.1 millones a la Corporación de Servicios Legales, entidad absolutamente indispensable para lograr el tan cacareado acceso a la justicia de los indigentes en el aspecto civil. La estupidez reinante en el Palacio de Santa Catalina y el Capitolio tiene en esta decisión un ejemplo emblemático. Pocas decisiones tomadas hasta ahora en este proceso de balancear el presupuesto resultan tan desafortunadas e innecesarias; tan contrarias al legítimo interés público.

Como bien se ha dicho, la cantidad de fondos en cuestión es ínfima, dentro del presupuesto total, pero significativa para el funcionamiento de la CSL. No puede entenderse el razonamiento que ha dado lugar a este despropósito, que no sea la aplicación ciega y mecánica de una fórmula estrictamente contable, desarrollada por burócratas o consultores insensibles a las verdaderas necesidades del pueblo, sobre todo de sus clases más vulnerables.

No hay comentarios: