sábado, 14 de junio de 2014

La noche de los versos tristes

Con toda seguridad, mi querido amigo el exjuez me dirá que es mi obsesión con la CIA, pero es el caso que la muerte de Neruda tiene visos de un operativo de la Agencia. Estoy seguro de que mi amigo -- que cree todo lo que dice el exguardaespaldas de Fidel -- pone en duda lo que afirma el chofer de Neruda, cuya versión ha dado lugar a las pesquisas que aún no concluyen. Luego de unas pruebas al cadáver exhumado, todavía persisten las dudas acerca de la verdadera causa de esa muerte. Por suerte para Pinochet y la CIA, Neruda tenía cáncer y se le trataba para ello. Eso ha dado lugar a que se justifique cualquier presencia de ciertas sustancias en ese cadáver.

Pero, es otra presencia la que hace pensar que el poeta no murió de su enfermedad o que ésta le fue acelerada. El chofer afirma que el vio a un agente de la CIA en el hospital. Los americanos lo niegan, pero, sabiendo lo que sabemos ahora de los manejos del espionaje americano todos estos años, ¿alguien le cree a la CIA?

Además de mi amigo, claro está...

No hay comentarios: