viernes, 27 de junio de 2014

La otra «comida chatarra»

Continúa el lloriqueo empresarial boricua. Ahora le toca el turno a los importadores y mayoristas de alimentos, a quienes, como al pollito, se les viene el cielo abajo y nos pronostican una hambruna africana, todo porque tienen que pagar la patente nacional y la energía eléctrica. O sea que, si no fuera por eso, estarían boyantes y no tendrían que despedir empleados ni reducir sus inventarios. ¡Sí, Pepe!

Esta gente nunca admite los errores que como empresarios cometen, y que los llevan a situaciones precarias o hasta la quiebra. Para ellos, la culpa de todos sus males la tiene el gobierno de turno, con su pretensión irrazonable de que paguen impuestos y los servicios públicos.

Quizá si no importaran y distribuyeran tanta bazofia Made in USA para venderla cara, les iría mejor...

No hay comentarios: