sábado, 28 de junio de 2014

Así no salimos del hoyo

Para esos que se pasan diciendo que hay demasiados empleados públicos, ahí tienen el dato de que solo hay 211 trabajadores de Obras Públicas para reparar los hoyos en las carreteras del país. Un chusco diría que cualquier carreterita en Puerto Rico tiene 211 hoyos, así que imagínese el lector la desproporción entre la necesidad y la posibilidad de atenderla.

Este es un ejemplo de las consecuencias de eliminar plazas de trabajo o no llenarlas indiscriminadamente, en aras de cuadrar el presupuesto gubernamental a gusto de las casas acreditadoras. No se gobierna bien reduciendo gastos de funcionamiento y nóminas a base de porcentajes establecidos para lograr determinado resultado matemático, de espaldas a realidades muy concretas.

Si eso es lo que enseñan en Cornell y Stanford, estamos jodidos.

No hay comentarios: