jueves, 17 de abril de 2014

Quita y pon

Las llamadas reorganizaciones en el gobierno, como se llevan a cabo en época reciente, no son otra cosa que subterfugios para sacar a los afectos a la administración anterior y colocar los incondicionales de la de turno. Muy poco, si algo, hay de un propósito verdadero de mejorar el funcionamiento gubernamental. Es puro revanchismo político partidista, para el cual nada cuenta el desempeño del incumbente. El resultado es un interminable quita y pon de Comisionados, Directores Ejecutivos y Secretarios, que, independientemente de sus méritos, deja planes, programas y proyectos a medio hacer o desmantelados por la falta de continuidad en su implantación.

Así se perjudica el servicio público, por intereses puramente sectarios y un infantilismo político.

No hay comentarios: