jueves, 3 de abril de 2014

Los eternos ausentes

El editor de la sección de negocios del principal diario del país se sorprende y se lamenta de que Puerto Rico no participe del Foro Ecnómico Mundial para Latinoamérica que se celebra en Panamá. El joven parece que no vive en nuestro país, pues algo así ocurre con pasmosa frecuencia. Puerto Rico, colonia política y económica de Estados Unidos, está subordinado y supeditado a ese país en todos los renglones de la vida. Los funcionarios puertorriqueños no dan un paso, sin consultarlo o pedirle permiso a los funcionarios americanos, porque se arriesgan a que los desautoricen y a hacer el ridículo internacional. En muchas ocasiones, Puerto Rico acude a estas actividades internacionales, no por derecho propio, sino como colita de la delegación de Estados Unidos. Así de achicada está la autoridad puertorriqueña sobre nuestro desenvolvimiento dentro y fuera del país.

Aun la gente del sector privado es poco lo que puede aportar a discusiones con empresarios de países soberanos en los que se toman decisiones económicas que no tienen que tener la aprobación de otro país. Acudir a cónclaves internacionales para confesar nuestra impotencia tiene que ser sumamente embarazoso e incómodo, y no es de extrañar que muchos no quieran pasar por una experiencia así.

No hay comentarios: