martes, 1 de abril de 2014

La soga en casa del ahorcado

Con motivo del pago de la contribución sobre ingresos próximamente, hace algún tiempo que se ha denunciado el retraso de la Policía de Puerto Rico, como patrono, en la entrega del comprobante de retención a miles de efectivos suyos. Esto ha coincidido con la incumbencia -- ahora abortada -- del Superintendente designado Tuller Cintrón. Por una de esas cosas de la vida, lo que le ha costado el puesto es precisamente un lío contributivo no especificado todavía. El hombre se tardó cuatro meses en presentar todas sus planillas rendidas en Nueva York mientras era funcionario policial allá, y ahora sabemos que las enmendó cuatro veces... y aun así no pudo despejar las dudas sobre el particular.

Con un Superintendente que se tardó tanto en presentar sus planillas fatulas, no es de extrañar que la Policía bajo su mando haya incurrido en este retraso.

No hay comentarios: