lunes, 24 de febrero de 2014

Una idea sencilla

La práctica de nombrar importantes funcionarios a ocupar puestos a los cuales luego no se les confirma o ello ocurre meses después me parece pésima administración pública e, incluso, de dudosa legalidad. Porque, ¿qué validez puede tener que alguien que ni siquiera es empleado de una agencia tome unas decisiones antes de ocupar el cargo en propiedad o, peor que eso, nunca lo llegue a ocupar oficialmente?

Creo que la mejor práctica es que, ante una vacante, se nombre a un funcionario de la agencia interinamente. Mientras tanto, la persona que se interesa ocupe el cargo en propiedad tendría que reunir toda la información necesaria para su confirmación, de manera que, inmediatamente se anuncie su designación, la someta, evitando con ello una espera como las que ahora se han producido en los casos del Superintendente de la Policía y el Secretario de Justicia.

Administración Pública 101.

No hay comentarios: